“Trochas” facilitan el ingreso de delincuentes a la urbanización Miranda

La urbanización está rodeada por los barrios San Isidro, La Dolorita y las invasiones ubicadas en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Dos hechos violentos, ocurridos en menos de 15 días, han puesto en evidencia la situación de inseguridad a la que tienen que enfrentarse los vecinos de la urbanización Miranda, municipio Sucre, Estado Miranda.

Un reporte del diario El Universal da cuenta que el pasado 23 de agosto en horas de la tarde la productora de cine Yackeline Salazar regresaba a su casa de la calle Ávila de la referida urbanización. Varios sujetos intentaron robarla y, al huir, los delincuentes le dispararon en múltiples oportunidades, y huyeron por la zona verde de la Miranda hacia el barrio San Isidro.

Pocos días después, antisociales ingresaron a las residencias Miramundo, sometieron a los vecinos de uno de los apartamentos y por más de dos horas robaron antes de dominar a otro vecino y repetir la fechoría. Luego fueron interceptados por la Policía de Sucre y murieron tras un enfrentamiento con los oficiales.

Manuel Furelos, director de Polisucre señala que “la Miranda” tiene una extensa área verde que no puede ser controlada, ya que requiere una fuerte inversión para la construcción de un cercado, lo que facilita la entrada y escape de los delincuentes.

La urbanización está rodeada por los barrios San Isidro, La Dolorita y las invasiones ubicadas en la autopista Gran Mariscal de Ayacucho. En 5 kilómetros de zonas verdes se encuentran miles de trochas usadas para ingresar y salir de la urbanización sin pasar por los controles de la seguridad privada.

Los vecinos opinan que una de las soluciones es “contar con más policías con puntos de control que garanticen una presencia policial permanente para disuadir a los antisociales”. El reporte reseña que Julio Gómez, uno de los habitantes acotó: “además del hampa que viene de las barriadas vecinas, están los delincuentes que viven en la urbanización, no podemos cerrarnos los ojos ante un problema grave y es que muchos ladronzuelos son hijos de nuestros propios vecinos, son muchachos descarriados que se aprovechan de las sombras para robar equipos de sonido, cauchos, baterías, bicicletas, motos, y revisar los maleteros de los edificios, además son ellos los que se meten en los apartamentos a robar cuando no está la gente, eso tenemos que corregirlo en nuestros propios hogares”.