Ventas de perros calientes y kioskos sobreviven con puntos de venta

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El poco valor del billete de más alta denominación de Venezuela y la inflación en el país llevan a otro problema: la dificultad de las operaciones financieras diarias. Para comprar un helado, los periódicos del domingo, un chocolate o llenar el estómago con comida rápida hay que tener gran cantidad de efectivo encima.

Por esta razón, los comerciantes han tenido que instalar puntos de venta en sus kioskos. “Antes de tener el punto las ventas estaban muy bajas, pero luego de colocarlo subieron 40% en tres meses. Además, los robos disminuyeron porque no cargamos mucho efectivo encima”, dijo a El Nacional el dueño de un puesto de perros calientes en La California.

“El punto le da más facilidad a los clientes y a uno. Si vienes con tu familia y compras 3 o 4 hamburguesas no es fácil pagar 20.000 bolívares en efectivo”.

La dueña de un puesto en Altamira contó que lleva mes y medio con el punto y sus ventas se han incrementado 100%. “Por seguridad, la gente evita tener mucho efectivo y hoy cualquier cosa pasa de 1.000 bolívares. Con el punto pueden pagar y también usar sus tarjetas del bono alimentación”.

Los clientes se inclinan por los locales donde les aceptan el plástico: “Desde hace unos cuatro meses he visto que algunos perreros los tienen. Es algo muy positivo porque todo ha subido y así uno no tiene que llevar tanto efectivo, y es más seguro”, afirmó Johan Noriega.