Reunión petrolera de Putin y Maduro podría no dar resultados

"¿Cómo puede uno imaginar a dos países recortando su producción?".

Crédito: Reuters
Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Moscú, Rusia. Reuters) – Un encuentro entre el presidente de Rusia Vladimir Putin y su homólogo venezolano Nicolás Maduro, en el que discutirían estrategias para estabilizar los precios del crudo, probablemente no producirá resultados concretos, dijo el miércoles una importante fuente rusa.

Putin y Maduro asistirán a un desfile militar en Pekín para conmemorar los 70 años del fin de la Segunda Guerra Mundial en Asia. Allí sostendrán un encuentro bilateral para discutir “posibles medidas conjuntas” para estabilizar los precios mundiales del petróleo, según informó el Kremlin.

Rusia, uno de los mayores productores mundiales de crudo, no ha estado dispuesta hasta ahora a recortar su bombeo para respaldar los precios, indicando que más adelante sería virtualmente imposible recomenzar a extraer petróleo en sus yacimientos que se ubican principalmente en el inhóspito clima de Siberia.

Ellos (Putin y Maduro) intercambiarán sus visiones sobre el mercado petrolero, eso es todo.

Una alta fuente del Gobierno ruso minimizó la importancia del encuentro, afirmando que los presidentes principalmente discutirían la cooperación mutua y los vínculos de Rusia con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

“Ellos (Putin y Maduro) intercambiarán sus visiones sobre el mercado petrolero, eso es todo. Es altamente improbable que se acuerde alguna medida para apuntalar los precios”, destacó.

“¿Cómo puede uno imaginar a dos países recortando su producción? La porción de mercado de ambos será ocupada rápidamente por otros, si así fuera el caso”, agregó la fuente.

El viceprimer ministro ruso Arkady Dvorkovich también dijo el martes que Rusia no reduciría artificialmente su producción de crudo.

Rusia, que no es miembro de la OPEP, ha aumentado su producción este año, extrayendo crudo a niveles máximos de la era pos soviética de unos 10,7 millones de barriles diarios.

Las economías de Rusia y Venezuela son altamente dependientes de los ingresos que generan las ventas de petróleo, cuyo precio ha caído en casi la mitad desde el año pasado debido al sobreabastecimiento en los mercados.

Venezuela, agobiada por falta de liquidez, ha sido históricamente alcista en su posición frente a los precios, y una severa recesión y escasez de bienes han resaltado el empeño de Maduro por ver una recuperación del mercado petrolero. 
El Gobierno de Caracas ha estado presionando por un nuevo pacto entre las naciones de la OPEP y productores fuera del cártel para estabilizar los precios.