Turismo espacial podría ayudar a mejorar vida en la Tierra

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El periodista de ‘The Washington Post’, Leigh Ann Henion, aseguró en su trabajo especial que el turismo espacial “podría mejorar la vida en la Tierra” y contó su experiencia de cómo es vivir en el espacio en la Zero Gravity Corp.

El comunicador nortemericano probó la suspensión en el aire, y expresó que eso “es todo lo que puedo hacer para respirar”. Además, dijo que el techo acolchado y el piso se han vuelto borrosos, al tiempo que agregó: “No estoy moviendo conscientemente un músculo, pero me estoy moviendo. Y me río incontrolablemente, porque mi mente no puede aceptar lo absurdo de lo que mi cuerpo sabe que es verdad: Estoy volando”, se sorprendió.

Además, reseñó que estaba a bordo de un Boeing 727, propiedad de Zero Gravity Corp. De hecho, éste es el único avión comercial que ha sido aprobado por la Administración Federal de Aviación para llevar a los pasajeros en un viaje que recrea la ingravidez del espacio.

Éste revolucionario avión, conocido commo G-Force One vuela muy alto y luego se lanza hacia la Tierra- sin salir de la atmósfera- en un patrón parabólico, creando un entorno de gravedad cero en su cabina, reseñó Infobae.

“A bordo del G-Force One, he perdido todo sentido de arriba y abajo, izquierda y derecha, espacio y tiempo”, comentó.

Sumó que “su espíritu se siente más ligero”. Asimismo, se conoció que el reportero lleva siete años planeando sobre árboles, campos y pueblos.

De la misma manera dijo que “mientras floto en un mar de pies, un hombre de 150 kilos pasa navegando lentamente, acurrucado en posición fetal. La mirada en su rostro refleja la mía: Absoluto desconcierto”.

Respecto al entrenamiento, el hombre destacó que parte de ellos se basa en ingerir agua en ese contexto. “Una mujer que trata de atrapar el agua en su boca se pierde, y un pego parecido al mercurio se desliza por su rostro”.

En este momento, cuenta que extiende su mano para tocar una masa de agua que tiembla ante él. De esta forma, al tomarla su dedo “corta” a través de su centro. “De allí, donde había un orbe, ahora hay dos. En sí, esto provoca que uno se aleje del otro, lejos de mí”. Resume diciendo que “es un regalo de la física, pero se siente como magia”.

Hoy día, lo que antes era exclusivo para científicos y astronautas, ahora es una experiencia abierta para todos. Las entradas son caras, 4.950 dólares, pero más de 15.000 personas entre 9 y 93 años han volado en G-Force One con el pasar de los años.

En conclusión, Zero G da un panorama de un futuro que llegó para quedarse, cuando los viajes al espacio sean una parte más estándar de la existencia humana. En tanto que, sólo 560 personas han viajado al espacio, pero el incremento del turismo espacial comercial pronto aumentará de manera acelerada.

Finalmente, Elon Muskk, quien ha sido llamado como “loco y brillante” por muchos medios, intenta construir una colonia en Marte, entre otros casos que siguen el hilo de esta historia para que en algún momento sea tan común viajar al espacio como si se tratase de ir a otro país.




Categoría: Mundo | Claves: Tierra Turismo espacial Viajes