Emigrar, la meta de la mitad de los venezolanos

Según una encuesta de Datincorp, el 74 por ciento de los venezolanos opina que, en términos generales, la situación en Venezuela es mala o pésima.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela). Una reciente encuesta de Datincorp determinó que la mitad de los venezolanos quiere abandonar el país y otro 11 por ciento lo pensaría si tuviera posibilidad de hacerlo, esto ante una creciente angustia motivada por la aguda crisis social y económica.

Según un trabajo especial de Antonio María Delgado para El Nuevo Herald, el 90 por ciento de los más de 1.5 millones de venezolanos que hoy viven en el exterior abandonaron el país en los últimos 16 años, tras el inicio de la Revolución Bolivariana enarbolada por el fallecido Hugo Chávez.

Sin embargo, esa cifra pudiera multiplicarse por diez según la encuestadora, que muestra que el 49 por ciento de los 30 millones de venezolanos planean salir del país tan pronto se le presente alguna posibilidad. Solo un 37 por ciento de los venezolanos consultados dijeron que se quedarían.

El 74 por ciento de los venezolanos opina que, en términos generales, la situación en Venezuela es mala o pésima, mientras que un 14 por ciento opina que está “ni mala ni buena”, según la encuesta de Datincorp.

Asimismo, sólo un 11 por ciento opina que la situación es buena o excelente, desvela el sondeo de opinión.

“Esto es lo que se ve en los países en guerra”, dijo Jesús Seguías, presidente de la encuestadora DatinCorp.

PÉRDIDA DE EXPECTATIVAS DE BIENESTAR

La encuesta fue elaborada en medio de una crisis social y económica que se ha agudizado en los últimos meses. El colapso del modelo implementado por el chavismo ha obligado a millones de venezolanos a pasar horas haciendo grandes colas con la esperanza de adquirir productos de la cesta básica que cada vez son mas escasos.

Con el colapso económico, las dificultades que venían enfrentando los venezolanos se han incrementado, eso aunado a que Venezuela tiene una de las tasas de inflación más altas del mundo, elevados índices de violencia y criminalidad, y un sector privado ahorcado por la falta de divisas.

“No es solo la desesperación que les empuja, sino también la perdida de esperanza en la recuperación del país”, dijo Seguías desde Puerto Ordaz, en el sur del país.

“La inmensa mayoría de los que se quieren ir de Venezuela, quieren hacerlo por un tema de progreso, no por razones políticas. Es gente que perdió la esperanza en que el gobierno y también la oposición vayan a resolver la crisis, lo que deja un sentimiento generalizado de que el país está y va a quedar a la deriva”, agregó.

La segunda gran razón para abandonar al país expresada por los consultados es la inseguridad personal, resaltó la encuesta.

Elida García, una venezolana que emigró hace un año, dijo que esa fue una de las razones por las que ella había decidido hacerlo.

“En Venezuela uno sale y no sabe si se regresa con vida a casa. Vivir en Venezuela se convirtió en un permanente sufrimiento”, comentó García en Miami.

EL HAMPA Y LA VIOLENCIA POLÍTICA

Explica el sociólogo y profesor de la Universidad Central de Venezuela, Tomás Páez Bravo que el gradual proceso de descomposición social y económica por la que atraviesa Venezuela solo ha agudizado las razones que habían motivado la emigración en años recientes.

“Venezuela tiene una de las tasas más altas de homicidios en América Latina, pero además de los homicidios están los secuestros, los asaltos, las agresiones de género”, comentó Páez desde Madrid.

Adicional a ello, se suma el ambiente de gran hostilidad bajo el cual vive la mayoría de los venezolanos que tradicionalmente se han mostrado adversos al chavismo, lo cual ha generado una especie de “apartheid” social donde los opositores son excluidos de recibir beneficios del Estado y corren el riesgo de ser maltratados.

En este sentido, Ever Palacios, otro inmigrante venezolano, señala que, además de la violencia propia del hampa, existe en Venezuela la violencia política, en ocasiones ejercida por los llamados colectivos.

“Me comenzaron a perseguir, solo porque puse propaganda del alcalde de la oposición”, dijo Palacios y afirmó que el acoso fue tan intenso que no tuvo más opción que salir.