En las elecciones de Ecuador se jugó el futuro de Julian Assange

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Quito, Ecuador. dpa) – En las elecciones presidenciales de Ecuador que se celebraron hoy se jugó el futuro rumbo del país, pero también un destino individual: el del fundador de Wikileaks Julian Assange, a quien el opositor Guillermo Lasso había amenazado con revocar la protección de la embajada del país andino en Londres.

Unos 12,8 millones de ecuatorianos estuvieron llamados a elegir entre Lenín Moreno, del oficialista Alianza País (AP), que ganó las elecciones y prometió continuar con las medidas de los 10 años de Gobierno del izquierdista Rafael Correa, y el dirigente de centroderecha Lasso, del partido Creando Oportunidades (CREO).

Además de un giro fundamental en las políticas del país, Lasso había prometido que revocaría la protección concedida a Assange desde mediados de 2012.

El australiano, de 45 años, lleva más de cuatro años viviendo en la embajada de Ecuador en Londres para evitar su detención por las autoridades británicas, que a su vez lo extraditarían a Suecia, donde es buscado por acusaciones de violación.

El fundador de Wikileaks teme ser extraditado desde allí a Estados Unidos y condenado a cadena perpetua en este último país por la publicación de documentos confidenciales estadounidenses sobre las guerras en Afganistán e Irak en la plataforma de revelaciones de Internet.

Hace unos meses, Assange había asegurado que estaría dispuesto a entregarse y ser extraditado si se indultaba a la informante Chelsea Manning. Poco antes de terminarse su mandato, el ex presidente estadounidense Barack Obama redujo la pena de Manning de 35 a siete años de cárcel. Sin embargo, Assange no aclaró si viajará a Estados Unidos.

Assange siguió intensamente en Twitter la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Ecuador el 19 de febrero, en la que Moreno sacó una clara ventaja a Lasso, pero no la suficiente para ser proclamado vencedor. Lasso es dueño de uno de los bancos más grandes de Ecuador, el Banco Guayaquil, y ya fue derrotado en las elecciones de 2013 por Correa.