Venezuela y la ONU en discordia por opositores presos

Algunos "llevan semanas en huelga de hambre, lo que aumenta nuestra preocupación".

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Ginebra. Agencias). El alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Husein, criticó hoy las condiciones de detención de manifestantes pacíficos en Venezuela y puso en cuestión la legalidad de tal medida.

“Estoy seriamente preocupado por la legalidad y las condiciones de personas detenidas por ejercer pacíficamente su libertad de expresión y reunión”, dijo en su discurso inaugural de una sesión del Consejo de Derecho Humanos de la ONU.

Recordó que algunos “llevan semanas en huelga de hambre, lo que aumenta nuestra preocupación”.

“Ellos deben ser liberados rápidamente y de forma incondicional”, agregó el responsable de derechos humanos del organismo mundial.

Zeid también se refirió a situaciones de “acoso, amenazas y descalificaciones públicas” contra defensores de los derechos humanos en Venezuela, en particular de aquellos que salieron del país para dar su testimonio ante Naciones Unidas u otras instancias en América Latina.

“Yo y mi oficina estamos a disposición para dialogar con las autoridades y otras entidades para garantizar que los derechos humanos de todos los venezolanos son respetados y definir un camino positivo hacia adelante”, declaró en el foro intergubernamental.

Venezuela reaccionó deplorando esta declaración de Zeid, que consideró “sesgada” y que se aleja del deber que tiene su oficina de promover el diálogo y la cooperación con los Estados.

Las palabras del alto comisionado “tergiversan la realidad”, sostuvo el embajador de Venezuela ante la ONU en Ginebra, Jorge Valero, quien aseguró que su gobierno ha proporcionado a la oficina Zeid “oportuna y abundante información con pruebas irrefutables de los abominables crímenes cometidos en el contexto de las guarimbas el año pasado”.

“Lamentamos que la Oficina del Alto Comisionado se aleje del diálogo genuino y de la cooperación con los Estados para la promoción y protección de los derechos humanos -de conformidad con su mandato-, y más bien apele a la odiosa práctica de ‘estigmatizar a países democráticos’, que debe ser definitivamente desterrada”, dijo Valero.

“Mi país es paradigma de tolerancia política. Todas las personas expresan con libertad sus opiniones y críticas. En Venezuela nadie ha sido ni es perseguido por el ejercicio de tales derechos”, afirmó.

En Venezuela, los líderes opositores Leopoldo López y el exalcalde de San Cristobal del estado Táchira, Daniel Ceballos, empezaron en mayo una huelga de hambre para exigir que se libere a los presos políticos y se fije una fecha para elecciones legislativas.

Ceballos levantó su medida el jueves pasado, más de veinte día después de iniciarla, pero López persiste en ella.

Ambos llevan más de un año encarcelados acusados de delitos relacionados con los actos violentos que tuvieron lugar durante protestas contra el gobierno.

Por otra parte el dirigente del Partido Unido de Venezuela (Psuv), Jorge Rodríguez, afirmó que “es una campaña contra toda Venezuela. Si hay un país garante de los derechos humanos es Venezuela (…). Si quieren hacer política, háganla sin agredir al país, nuestra bandera, nuestros símbolos”.