Presidente de Zimbabue afirma que el país “ha pasado página” de la era Mugabe

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Harare, Zimbabue. EFE).- El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, afirmó hoy que el país “ha pasado página” de la era del exmandatario Robert Mugabe, que estuvo 37 años en el poder y que este jueves dijo que su desalojo de la Presidencia en noviembre pasado fue un “golpe de Estado”.

“El país ha pasado página”, contestó el nuevo líder a las acusaciones de Mugabe, al subrayar que ahora la nación se centra en preparar “unas elecciones libres, justas y creíbles” en 2018 para dejar atrás “los efectos de años de una grave recesión económica y aislamiento internacional”.

En su primera entrevista pública tras dejar el poder, concedida a varios medios extranjeros en su mansión en Harare, Mugabe apuntó que la llegada de su sucesor al poder fue ilegal.

“Fue un golpe de Estado. Alguna gente ha rechazado llamarlo golpe de Estado, pero lo que pasó es que él nunca podría haber asumido la Presidencia del país sin el Ejército, por el que fue ayudado”, arguyó el exmandatario, de 94 años.

En un comunicado publicado hoy por la Oficina de Presidencia, Mnangagwa dijo que el expresidente tiene “derecho a expresarse, como cualquier otro ciudadano“, para luego estimar que el país ha seguido adelante sin Mugabe.

El exgobernante recordó este jueves que fue él quien llevó a Mnangagwa al Gobierno -fue, de hecho, su vicepresidente- y nunca pensó que sería el hombre “que se daría la vuelta” contra él, aunque así “ocurrió el 15 de noviembre” pasado.

En las redes sociales, la reacción de los zimbabuenses ante los comentarios del exmandatario fueron de reprobación más que de apoyo.

“Amargo señor Mugabe…Seguirá siendo amargo para siempre”, escribió en Twitter el pastor cristiano Nhamo Inesu.

Mugabe dimitió de la Jefatura de Estado de Zimbabue el pasado 21 de noviembre.

Su dimisión fue impuesta por las Fuerzas Armadas, que tomaron el control del país y recluyeron a la familia presidencial en su residencia varios días, aunque los altos mandos siempre negaron que se tratara de un golpe de Estado.

Los militares adujeron que no era una operación contra el veterano líder sino contra elementos criminales de su entorno, lo que se interpretó como una referencia a la primera dama, Grace Mugabe, y a sus aliados en el ascenso hacia el poder.

La operación militar se produjo pocos días después de que Mugabe cesara de la Vicepresidencia del Gobierno a Mnangagwa, veterano de guerra con fuertes apoyos en el partido oficial y cuya carrera política había chocado con la ambición de la primera dama.

Pese estar recluido por militares y tener al pueblo también en contra, Mugabe rechazó inicialmente dimitir y solo cedió cuando su propio partido inició una moción de censura parlamentaria contra él.