Según el Gobierno, la tasa de mortalidad es baja en las cárceles y no hay hacinamiento

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. EFE).- La viceministra de Asuntos Sociales del Sistema Penitenciario venezolano, Mariely Valdez, dijo hoy a Efe que la tasa de mortalidad dentro de los penales del país, con una población de casi 60.000 reclusos, es de 4,2%, un número que, aseguró, es bajo.

La funcionaria venezolana reaccionó de esta forma a los datos difundidos hoy en el informe anual de la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), que cifraron en 173 las muertes en las prisiones del país en 2016.

Valdez negó estos datos e incluso habló de una reducción del índice de mortalidad en los últimos años desde que se creo el Ministerio Penitenciario y comenzó a implementar desde 2011 el “nuevo régimen” en los casi 100 centros del país.

“En el 2005 teníamos una tasa de mortalidad del 19,6%, y ahora tenemos un 4,2%, esto no es solo la reducción y el control de la violencia sino también de los índices de mortalidad en general”, dijo.

La viceministra se refirió también al hacinamiento, un problema que aseguró que “no existe” dentro de los penales y donde incluso, dijo, hay capacidad instalada disponible para nuevos reclusos.

Los datos suministrados por el Ministerio penitenciario sostienen que en Venezuela existe una población de 54.116 reclusos, y una capacidad de ocupación penitenciaria de 82.736.

Venezuela, el tercer país con la menor población reclusa de la región, tiene un promedio de 166 privados de libertad por cada 100.000 habitantes, según datos oficiales.

Sin embargo, el sistema penitenciario ha sido por años uno de los más violentos de América Latina, con centros controlados por los propios reclusos, con tráfico de armas, drogas, secuestro y extorsión.

La ministra para el Servicio Penitenciario, Iris Varela, ha asegurado que más del 90% de los centros han sido pacificados desde 2011 y convertidos a un estricto régimen con una disciplina militarizada.

OVP: MÁS DE 170 PRESOS MURIERON

El número de presos que murieron en las cárceles venezolanas, con una población reclusa de 54.738 personas, fue de 173 reclusos durante el año pasado, mientras que otros 268 resultaron heridos, según el informe anual del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) presentado hoy.

El OVP en su informe distingue las cárceles venezolanas en dos grupos, uno que es el sistema nacional, dirigido por el Ministerio de Servicios Penitenciarios, que agrupa las penitenciarias y centros de máxima seguridad, y en otro grupo incluye a las comisarias y calabozos policiales controlados por autoridades municipales o regionales.

En su informe la ONG venezolana, que se ha dedicado al seguimiento del sistema carcelario venezolano, denunció un hacinamiento de 153% en el servicio penitenciario, con una población interna cuatro veces superior a la capacidad instalada en el país, que asegura es de 35.562 reclusos.
El coordinador general del OVP, Humberto Prado, explicó a Efe que estas condiciones de hacinamiento han aportado al deterioro de las condiciones de salud y seguridad de la población carcelaria.

Asegura que en los penales venezolanos al menos 49% de la población padece enfermedades de la piel, otro 21% enfermedades respiratorias, y solo 30 % tiene salud plena.

Mientras que los calabozos policiales, donde existen los mayores problemas de hacinamiento, han superado “más de 10,3 (veces) el límite inferior del hacinamiento crítico”.

De acuerdo a estos datos, los calabozos policiales, tanto nacionales como municipales, con una capacidad de 8.000 reclusos, albergan a aproximadamente 33.000 personas, lo que representa un hacinamiento de 412%.

Prado sostiene que “72 % de las personas detenidas en calabozos tienen enfermedades dermatológicas, y un 18 % enfermedades respiratorias”.

El OVP ha registrado en los calabozos diez muertes por desnutrición en 2016 a causa de la falta de alimentos, y porque, según Prado, los reclusos “se dejan morir” para evadir las difíciles condiciones de los calabozos.

Dentro de los datos de la violencia de estos calabozos la ONG asegura haber registrado tres casos de “canibalismo”, usado como un método de castigo de los propios reclusos.