Tenía a un adolescente colombiano ilegal en su casa “bajo engaño”

Espinoza le dijo al menor que sería contratado por su academia de fútbol, además, le había garantizado estadía, educación y alimentación.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: El Impulso.

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– Gregory José Espinoza Borges, es el nombre del presunto preparador físico de 36 años que aprovechó un encuentro deportivo efectuado en Cúcuta, ciudad ubicada al norte del hermano país, para captar la atención de un adolescente de 13 años oriundo de Colombia, quien ingresó de manera ilegal al territorio venezolano con la ilusión de convertirse en un futbolista profesional.

De acuerdo con El Impulso, Espinoza le dijo al menor que sería contratado por su academia, además, le había garantizado estadía, educación y alimentación.

Tras evaluar la oferta el deportista aceptó, al parecer bajo el consentimiento de sus padres.

DENUNCIA

Reseña El Impulso que el adolescente se dio cuenta de que se trataba de una falsa promesa, por lo que fue hasta la Comisaría de La Carucieña y explicó a los funcionarios la situación.

Argenis Montero, subdirector de la Policía del estado Lara, confirmó la información y señaló que de acuerdo al examen físico el futbolista, está en perfectas condiciones. Asimismo, indicó que Espinoza Borges se encuentra detenido desde hace dos días por el caso.

“Se buscó en la residencia y no se encontraba. Al conocer la situación optó por presentarse de manera voluntaria”, aseguró el subdirector del organismo de seguridad.

La Fiscalía Municipal y Fiscalía Vigésima del Ministerio Público ordenaron la protección del menor, quien, por ahora, se encuentra en custodia del Estado venezolano, en la casa de abrigo El Eneal, situada en la vía Duaca.

¿TRATA DE PERSONAS?

Gregory José Espinoza Borges podría estar involucrado en el delito de trata de personas, sin embargo, serán las investigaciones las que confirmen o desmientan esta teoría. Por ahora, se conoce que el hombre no tiene antecedentes penales.

Según el adolescente, el supuesto técnico deportivo se comunicó con sus padres en una oportunidad y solicitó dinero para su liberación y regreso a Colombia.

Entre las pertenecías de Espinoza, quien fue puesto a la orden de la Fiscalía Vigésima, los funcionarios policiales encontraron un carnet que lo certifica como beneficiario de una beca trabajo otorgada por la Alcaldía del Municipio Iribarren.

Categoría: Venezuela | Claves: sucesos