The Guardian: las distorsiones económicas en las ciudades venezolanas

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- El periodista Jonathan Watts realizó un reportaje para el periódico The Guardian en el que aborda la crítica situación económica en la que se encuentra Venezuela pese a contar con mayores reservas petroleras que Arabia Saudita y narra las distorsiones económicas producto de la escasez, inflación, tasa de homicidios y la precaria situación de la salud en distintas ciudades.

Una caja de cartón en un supermercado de la frontera con Brasil. Crédito: Jonathan Watts para The Guardián

Un ejemplo de ello es la pila de billetes de 100 bolívares (que valen poco más que una servilleta de papel) que se arrojan en una caja de cartón en el suelo de un supermercado, porque las cajas registradoras no cuentan con el espacio para almacenarlos a todos. Watts califica al billete de la más alta denominación del país como un “recuerdo de la nación más poderosa de América Latina” y que ahora es simplemente un “símbolo sin valor” de uno de los reveses más dramáticos en el destino de un país.

El reportaje también relata que durante la mayor parte de su historia, la ciudad fronteriza de Santa Elena de Uairén se consideró un puesto avanzado poco desarrollado, privado por la distancia de los bienes y servicios disponibles en la capital, la costa y el interior del país. Hoy, sin embargo, se ve como un santuario relativamente seguro de la delincuencia y el caos de otras ciudades. Además, gracias a su cercanía con Brasil, la comida no escasea y existe un comercio fronterizo próspero de granos.

Toma solo cinco minutos cruzar la frontera en Pacaraima. Los residentes locales dicen que el gobierno levantó los aranceles de importación de alimentos de Brasil hace un par de meses, en una señal que evidencia su desesperación para aliviar la escasez y el debilitamiento de la economía. En la actualidad existe un flujo constante de comerciantes que compran sacos de arroz, azúcar, trigo y espaguetis para su reventa en todo el país.

La gente también comercia con dinero en efectivo porque Santa Elena de Uairén queda tan retirada del resto del país que las redes de comunicación no son confiables para trabajar con tarjetas de crédito o débito. Eso significa que probablemente realizan un mayor esfuerzo contando y llevando el dinero que en cualquier otro lugar de Venezuela.

La vida podría ser más fácil si las autoridades imprimen billetes con denominaciones más altas que 100 bolívares, que vale menos de 8, o 10 centavos de dólar. Pero el Banco Central parece renuente a hacer un movimiento que reconocería un nivel de hiperinflación que no se veía en América Latina desde la crisis en Brasil y Argentina en los años 1980 y 1990.

El trabajo también relata la inmensa cantidad de campos fértiles que se encuentran improductivos en El Tigre, los graves problemas de desnutrición en Barcelona por la pronunciada escasez de alimentos y la experiencia de vivir en Caracas, que a pesar de ser la capital de Venezuela, es considerada en la actualidad como la ciudad más insegura del mundo.

Si quiere leer el artículo original en inglés, puede hacer click aquí.




Categoría: Venezuela