Tocoma, la promesa del chavismo que pudo evitar la crisis eléctrica

La represa hidroeléctrica del río Caroní sería la cuarta construcción en la cuenca destinada a la generación de energía

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La Central Hidroeléctrica Manuel Piar, en el río Caroní fue una promesa de Hugo Chávez para septiembre del 2012 que hubiese “minimizado” la actual crisis eléctrica en el país.

El contrato de la obra, que hoy sigue sin arrancar, se firmó en el 2008 con una inversión inicial de tres mil millones de dólares que ascendió a más de nueve mil 400 millones de dólares en el 2015, según reseña Versión Final.

La represa hidroeléctrica del río Caroní sería la cuarta construcción en la cuenca destinada a la generación de energía, y contará con unas 10 unidades generadoras que producirían dos mil 160 MW diarios, con un promedio anual de 12 mil 100 GWH, lo que fortalecería el sistema eléctrico; y según expertos pudo minimizar la crisis actual.

Winston Cabas, presidente de la Comisión Eléctrica del Colegio de Ingenieros de Venezuela, afirmó que con el funcionamiento de la Hidroeléctrica Manuel Piar, la crisis en el servicio eléctrico se hubiese atenuado o minimizado desde un principio, pero calificó la obra como “otro elefante rojo del Gobierno”.

En noviembre del 2015 se realizó el llenado de la represa, tras la culminación de las obras civiles, pero el funcionamiento de las turbinas hoy en día continúa paralizado.

“El embalse ya tiene agua, pero las máquinas siguen paradas. La promesa que hizo Luis Motta Domínguez de activar este año, tampoco va a ser cumplida”, aseguró, también a Versión Final, Miguel Lara, ingeniero eléctrico.

Lara destacó que el plan de racionamiento masivo hoy vigente se hubiese evitado, o por lo menos no tendría tal magnitud, dado a que el actual plan de distribución permite ahorrar dos mil MW por 20 horas. “Tocoma produciría más de dos mil MW de servicio, el equivalente a lo que se está racionando”, recalcó.

El experto apuntó que ya son ocho años y no ha funcionado ni una máquina; y el Gobierno sigue faltando a los plazos que el mismo establece.