¿Traición o falta de sinceridad? El choque entre Grecia y Juncker

"Un elemento esencial de buena fe y credibilidad en una negociación es la sinceridad", dijo Gabriel Sakellaridis, portavoz del Ejecutivo heleno

¿Traición o falta de sinceridad? El choque entre Grecia y JunckerJean-Claude Juncker. Créditos: Yves Herman / Reuters
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Atenas, Grecia. AFP) – El gobierno griego respondió el lunes de forma lapidaria al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, poniendo en duda su “sinceridad” en las negociaciones entre Atenas y sus acreedores.

“Un elemento esencial de buena fe y credibilidad en una negociación es la sinceridad”, indicó el portavoz del ejecutivo, Gabriel Sakellaridis, en una sumaria declaración escrita en respuesta a Juncker, que poco antes afirmó sentirse “traicionado” por los griegos.

Al mismo tiempo, el gobierno griego indicó que el primer ministro Alexis Tsipras había conversado con Juncker por teléfono antes de que éste tomara la palabra en Bruselas. Tsipras también habló con el presidente del parlamento europeo, Martin Schulz, según esta fuente.

A ambos renovó su demanda de una “extensión de algunos días” del plan de ayuda a Grecia (que termina el martes), hasta que se celebre el referéndum previsto el domingo, y con el objetivo de preservar el equilibrio del sistema bancario griego, falto de liquidez.

En sus declaraciones en Bruselas, Juncker se declaró “compungido” y “traicionado” por el fracaso de las negociaciones con Grecia, y lamentó que sus “esfuerzos” de última hora para llegar a un acuerdo no hayan sido tomados en consideración.

“Estoy profundamente compungido por el espectáculo que dio Europa el sábado pasado (…) Después de todos los esfuerzos que he realizado, me siento traicionado, ya que mis esfuerzos no han sido suficientemente tomados en consideración”, dijo Juncker ante la prensa.

Las negociaciones entre Grecia y sus acreedores para la entrega de un tramo de ayuda financiera a Atenas a cambio de reformas quedaron rotas la semana pasada. Tsipras convocó un referéndum para el 5 de julio para que el pueblo griego se pronuncie sobre las exigencias de los acreedores.