Transporte en Venezuela, al borde de la parálisis

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La falta de repuestos y combustible ha causado un revuelo en el transporte en Venezuela de tal manera que pone el servicio al borde de una parálisis peligrosa por tierra, mar, y aire.

En el éxodo de empresas e instituciones, la Asociación Internacional de Tráfico Aéreo (IATA) comunicó este martes que el próximo año cerrará sus oficinas en Caracas por la inestabilidad política que agobia actualmente al país, conjuntamente a la situación social y económica.

La punta del caos aeronáutico fue una resolución oficial de suspender este martes el abastecimiento de combustible a los aviones en el aeropuerto de Barcelona, lo que causó la parálisis del trafico aéreo nacional hacia el oriente del país. Las aerolíneas internacionales han dejado de utilizar el aeropuerto Simón Bolívar de Maiquetía por fallos del combustible y lo hacen en Aruba, reseñó el diario ABC.

Tras algunos incidentes en los mayores complejos refinadores de Venezuela en Amuay y Cardon (estado Falcón) han estado trabajando al 13 por ciento de sus operaciones y proceso del crudo de su capacidad instalada, así indicó un líder sindical el martes, que citó una información interna de la petrolera estatal Pdvsa.

FUGAS DE AEROLÍNEAS

Sería esta una de la causas por la que las doce aerolíneas han dejado su operaciones en Venezuela desde 2014: Aerolíneas Argentinas, Air Canada, United Airlines, Alitalia, Delta Airlines, Avianca, Aeroméxico, Lufthansa, Gol, Dynamic, Inselair y Latam.

Las aerolíneas también han reclamado el pago de una deuda de 3.000 millones de dólares que nunca se ha saldado por parte del actual gobierno de Maduro. Incluyendo a esto, otra razón es la caída de las ventas en el mercado nacional a pesar del incremento de los venezolanos que buscan salir del país por la crisis económica y política.

Entre enero y septiembre del presente año la economía nacional bajó un 12 por ciento, según el parlamentario José Guerra. “Hemos pasado de la contracción, a la depresión y la recesión” afirmó.

Sumando a esto, los venezolanos deben viajar en camiones como ganados porque el transporte interurbano y rural presenta problemas con el 75% de los buses sin respuesto o averiados.

En Caracas está paralizada el 75% de la flota del transporte público por la escasez de repuestos. De 25.000 unidades, a duras penas funcionan 6.250 autobuses de pasajeros. Por esta razón, particulares y autoridades estatales y municipales utilizan camiones para el traslado de ciudadanos, afirma Pedro Jiménez, presidente del Bloque de Transporte del Suroeste de la ciudad.