Tras casi 60 años de servicio, Renault se retiraría del mercado venezolano

Desde hace tres años el Gobierno venezolano no autoriza sus licencias de importación y tampoco cumplió sus compromisos con la casa francesa para la construcción de una planta de ensamblaje.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La automotriz francesa Renault iniciaría el proceso de cierre de operaciones de su filial en Venezuela, con sede en Valencia, estado Carabobo, tras la negativa del Gobierno de autorizar sus licencias de importación desde hace más de tres años y luego de varios intentos fallidos para establecer una planta de ensamblaje en el país.

Así lo refiere la publicación especializada La Guía del Motor, que refiere que la casa francesa se ha visto obligada en los últimos años a reducir su nómina y está en la búsqueda de una empresa que en funciones de socio pueda asumir la representación de la marca en el país, para garantizar el suministro de repuestos y demás servicios a la “sobreviviente” red de concesionarios, talleres y puntos de venta.

El marco legislativo obliga a las automotrices a continuar prestando servicios de posventa durante al menos 10 años después de su retiro del mercado, para de esta manera atender al parque automotor en circulación, que en el caso de Renault está estimado en más de 60.000 vehículos.

La publicación especializada detalla que de la dirección y gerencia ejecutiva de Renault Venezuela sólo quedan en funciones tres áreas: Operaciones Industriales, Mercadeo y Soporte Ejecutivo de Atención a la red, y Calidad y Servicios, apoyados por un número muy reducido de trabajadores. Voceros de la automotriz no estuvieron disponibles para hacer comentarios al respecto.

Además, se señala que en los últimos años la red de concesionarios se redujo en 25%, de 23 concesionarios se calcula que seis cerraron sus puertas en los últimos cinco años.

La automotriz -con casi 60 años de presencia en el mercado venezolano- tenía en planes invertir en la construcción de una planta de ensamblaje en el país, con capacidad inicial para producir 30.000 unidades al año, través de una empresa mixta que conformaría en conjunto con el Gobierno, que sería el socio mayoritario con el 51% de acciones, e incluso llegó a firmar una carta de intención en 2012, pero el proyecto no se concretó y quedó en el aire porque el Ejecutivo nacional no cumplió con los compromisos que asumió.

Renault inició sus operaciones en el mercado venezolano en julio de 1956 y desde entonces se convirtió en la marca importada de mayor venta en el país. En los últimos 50 años ha vendido 130.000 unidades en el país, de acuerdo con información de El Estímulo.

El sector automotor venezolano atraviesa un momento crítico y suma seis años en caída. Además del bloqueo de licencias de importación está el cierre del acceso a las divisas, debido a un férreo control de cambio vigente, lo que ha reducido la importación de partes y el ensamblaje.

Las automotrices negocian con el Gobierno la venta de sus vehículos en dólares, como una medida urgente para no cerrar sus operaciones en el país. Es el caso de Ford Motors, Chrysler y General Motors en Venezuela. Los resultados de esas negociaciones no han sido anunciados por voceros oficiales.

A través de trabajadores de Ford, se supo de que la filial local empezó a vender algunos modelos de camionetas y camiones en dólares, buscando recursos que les permita importar las partes para mantener su planta funcionando, sin embargo la información no ha sido confirmada.