Trump: “Siempre hay que estar rodeado de gente sin éxito”

Según sus palabras, se puede entender que el magnate está consciente de a qué se debe su éxito y popularidad en esta contienda electoral.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: AFP

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- El candidato a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, continúa rompiendo con el contexto con sus mensaje poco convencionales, que tanto le han servido para escalar a la cima de la candidatura republicana. En esta oportunidad sus palabras fueron: “¡Amo a los que tienen un bajo nivel educativo!”

“Descubrirán cuando lleguen a tener mucho éxito que la gente que les caerá mejor será aquella que es menos exitosa que ustedes. Porque cuando te sientas a una mesa les puedes contar todo tipo de historias maravillosas y te escucharán. ¿Tiene sentido lo que les digo? ¿Ok? Siempre hay que estar rodeado de gente sin éxito porque te respetarán. ¿Lo entienden?”, afirmó Trump el pasado miércoles a un grupo de estudiantes universitarios en Wisconsin.

Según sus palabras, se puede entender que el magnate está consciente del porqué de su éxito y popularidad durante esta contienda electoral. Los análisis de los medios norteamericanos aseveran que los seguidores de Trump en su mayoría, provienen de esa clase social a la que hace mención: los que han tenido poco éxito en la vida.

“Un enorme porcentaje de los que son blancos y han perdido su empleo, o temen perderlo, o que han perdido poder adquisitivo porque sus salarios han estado congelados durante más de una década miran al multimillonario, dueño de mansiones versallescas y un enorme avión privado, como si fuera el mesías de los desposeídos. Igual que los individuos que se sientan a la mesa con Trump, las grandes masas que acuden a sus mítines o lo ven por televisión lo escuchan y lo respetan”, redactó el periodista John Carlin en un artículo para El País.

Sin embargo, para todos aquellos que no cuadran con ese molde, es absurdo que sus palabras en Wisconsin no le generaran un revés en aquel mitin.

En la vida cotidiana es muy desagradable para el común de la gente escuchar a una persona jactarse de su superioridad en relación a los que lo rodean. Sin embargo, esto no aplica para Trump, quien tan solo hace pocas semanas tras su triunfo en Nevada declaró: “¡Amo a los que tienen un bajo nivel educativo!”, ante la algarabía de los asistentes.

Una contradicción que parecen ignorar los seguidores del magnate es que al presentarse como el redentor de los oprimidos, olvidan que muchas de las penurias económicas que sufren se deben, en buena medida, a avaricia de los más ricos; una clase que él representa.

“En vez de votar por Bernie Sanders, el candidato demócrata que articula con infinitamente más coherencia su aparente dolor, votan por una caricatura monstruosa del capitalista malvado”, escribió Carlin en su artículo.

Mientras el resto del planeta observa incrédulo el ascenso de Trump, es muy posible que en los próximos siete meses se imponga y haga realidad el dicho norteamericano que dice: “cualquier puede llegar a la Casa Blanca”.

Categoría: Mundo