elclarin

Tuiteando desde el Olimpo

A Cristina sólo le importó el referéndum en Grecia. Se entiende: acá el kirchnerismo no tuvo casi nada para festejar.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Clarín). Más perdida que Martino después de la derrota con Chile, Cristina Kirchner tuiteó el domingo con vehemencia. A las dos de la tarde ya había cantado victoria. Pero no en la elección en la Argentina sino en la elección en Grecia. Parecía una broma. No fue una broma.

Tampoco fue una casualidad sino una instrucción de ella que Recalde horas más tarde escapara para el mismo lado: fue lo primero que dijo cuando había perdido la elección que de verdad importaba. Descubrió que había ganado no contra el Pro sino contra los fondos buitre. Menem y su triunfo allá por el 97 en Perico, reducidos a un poroto.

A Recalde no le alcanzaron ni los últimos 48 minutos con Cristina por cadena nacional ni la campaña sucia de muchos días contra Lousteau. La genética sectaria de La Cámpora pudo más.

Se impuso bien el macrismo pero el macrismo enfrenta un escenario complejo. Lousteau no aceptó bajarse del balotaje y Sanz ha dicho ayer que la candidatura en pie de Lousteau fortalece su propia precandidatura presidencial ante Macri.

Con la Ciudad, ya son nueve las provincias donde se votó a gobernador. Salvo en Mendoza, ganó el oficialismo provincial en todas sin importar su color político.

Fue un mal domingo para el kirchnerismo: salió tercero en la Capital y tercero en Córdoba y perdió también frente al peronismo tradicional en La Pampa. Hasta Cristina había ido allí con su canasta de regalos electorales. Pero el poder nacional y provincial juntos no pudieron en la interna con el poder del peronismo local.

El premio consuelo le llegó al Frente para la Victoria en La Rioja donde más allá de ese nombre de fantasía lo que compite es el peronismo, como en todo el norte. En Corrientes, el radicalismo ganó las legislativas provinciales. El kirchnerismo perdió. ¿Ganó la oposición? Las palabras más duras contra el Gobierno no las dijo Macri: las dijeron Schiaretti y De la Sota. De la Sota representa una voz respetada como pocas y claramente peronista aunque sin chances o muchas menos chances que Scioli y que Macri para la pelea de fondo de octubre.

Hay un peronismo crítico con los Kirchner en el que también está Massa, que salió fortalecido en Córdoba y en La Pampa. ¿A quién beneficia? Están quienes dicen que beneficia a Scioli porque esos votos de otro modo se los llevaría Macri. Y están quienes dicen que beneficia a Macri por el mismo argumento pero invertido: divide el voto peronista que iría a Scioli.

La oposición tiene más votos que el Gobierno. Pero aún no tiene una fórmula que exprese esa mayoría.
Categoría: Opinión