TWP: Cómo descarrilar la nueva dictadura en Venezuela

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- El diario norteamericano The Washington Post difundió un artículo de su editorial en el que relata los últimos acontecimientos ocurridos en Venezuela y sugiere que Estados Unidos debería coordinar una dura acción internacional contra el régimen de Nicolás Maduro para prevenir una mayor agitación en Venezuela tras la suspensión del revocatorio.

A continuación puede leer el artículo completo:

A medida que la crisis política y humanitaria venezolana se acrecienta, el gobierno de Nicolás Maduro dejó claro que estaba preparado para desgarrar lo que quedaba del orden constitucional en el país para detener al creciente movimiento de oposición. Despojó a la Asamblea Nacional -controlada por la oposición- de sus poderes, envió a prisión a varios líderes políticos y trató de frenar la campaña para activar un referéndum revocatorio constitucional contra Maduro. Sin embargo, gracias a la insistencia de la oposición, el régimen decidió tomar medidas más radicales durante la semana pasada: Suspendió formalmente el proceso de referendo, pospuso las elecciones de alcaldes y gobernadores y les prohibió la salida del país a ocho líderes de la oposición. Durante el domingo, el Congreso emitió una declaración afirmando que Maduro había realizado un golpe de Estado. Lo que debería generar una reacción consecuente por parte de Estados Unidos y los vecinos Latinoamericanos de Venezuela.

El referendo que proponía la oposición era una alternativa democrática para salir de una de las peores crisis políticas y humanitarias en la historia moderna de América Latina. Un país petrolero de 30 millones de habitantes que una vez llegó a ser considerado como el más rico de Sudamérica, sufre ahora de una grave escasez de alimentos y medicinas, una de las tasas de homicidios más altas del mundo y apagones eléctricos, que son el resultado de un desastroso manejo económico de un régimen populista.

Un nuevo informe de la ONG Human Rights Watch (HRW), que cita cifras oficiales, muestra un aumento del 79% de la mortalidad materna en lo que va de año en comparación con el 2009 y un aumento del 45% en la mortalidad infantil en comparación con 2013. La gran mayoría de las familias de bajos recursos dicen que están teniendo problemas para obtener alimentos.

Sin embargo, en vez de buscar ayuda humanitaria, el régimen niega la existencia de una crisis y castiga a los profesionales de la salud, defensores de derechos humanos y venezolanos comunes que denuncian los problemas del país. El gobierno responsabiliza a la oposición de lo que califica como una “guerra económica” y bloquea un referendo que pudo haberle dado a los venezolanos una salida pacífica a la crisis. Las encuestas revelan que cerca de un 80% de los venezolanos votarían para revocar a Nicolás Maduro si tuvieran la oportunidad.

El recurso de la represión que ha empleado el gobierno puede provocar desorden: La oposición ha convocado movilizaciones para este miércoles y exhortó a los militares a no intervenir contra ellos. Sin embargo, el régimen podría estar considerando disolver las protestas callejeras como lo ha hecho anteriormente. Algo que a su vez puede propiciar una acción concertada de sus vecinos Brasil, Colombia y hasta los Estados Unidos, mediante la aplicación de la Carta Interamericana Democrática de la Organización de los Estados Americanos, la cual ordena aislar y castigar a un régimen que incurra en un caso de vulneración del orden constitucional.

Mientras tanto, el gobierno de Nicolás Maduro está utilizando nuevamente la opción del diálogo -que lleva meses sin dar frutos- como una pantalla para maquillar su democracia. El régimen no cambiará su curso a menos que reciba una presión muchísimo mayor en las calles y con sanciones externas. Si Estados Unidos desea prevenir una mayor agitación en Venezuela, debería coordinar una dura acción internacional contra el país sudamericano.




Categoría: Venezuela