Un árbol genealógico para toda la humanidad

Él mismo está emparentado con el presidente Barack Obama, Goethe y Albert Einstein.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Nueva York, Estados Unidos. DPA)- ¿Cómo conseguir que George Bush padre se ponga al teléfono? Fácil: jurándole a su secretaria que quien lo llama es un primo del ex presidente de Estados Unidos. Eso fue, al menos, lo que hizo AJ Jacobs para sumar al ex dirigente republicano a su proyecto “Global Family Reunion”, el mayor encuentro familiar de todos los tiempos.

A Bush le gustó la idea y se apuntó. “¿Quién va a decirle que no a su primo?”, bromeaba Jacobs. Además del político, este sábado estarán junto a al periodista y escritor (“La Biblia al pie de la letra”) en Nueva York el protagonista de “Harry Potter” Daniel Radcliffe, el rapero Ludacris y el documentalista Morgan Spurlock (“Super Size Me”).

Crédito: Twitter

A Jacobs se le ocurrió la idea de organizar este ambicioso encuentro tras recibir un e-mail de un desconocido. “En él ponía: Hey, AJ, no me conoces, pero soy tu primo de duodécimo grado”, cuenta. “Estaba convencido de que al final del correo habría alguna indicación para que transfiriera dinero a una cuenta bancaria en Nigeria”, añade. Pero no. El remitente sólo tenía un objetivo: reunir a toda la humanidad en un único árbol genealógico.

“Me enamoré de la idea de inmediato, poque por primera vez podíamos demostrar que todos formamos parte de la misma familia”, recuerda Jacobs. “Si todos fuéramos conscientes de las conexiones que nos unen a los demás, quizá nos comportáramos mejor los unos con los otros”.

La ciencia ha demostrado que el 99,9 por ciento del ADN de los hombres es idéntico. Establecer relaciones de parentesco es posible a pesar de la distancia generacional, por lo que el proyecto de Jacobs no es ninguna locura: él mismo está emparentado con el presidente Barack Obama, Goethe y Albert Einstein. “Es fantástico”, afirma. “Si uno supiera desde su infancia que Einstein no era un tipo cualquiera, sino el tío Albert, aumentaría el interés en sus teorías”.

Por supuesto, tener una gigantesca familia mundial también tiene su lado negativo. ¿A quién le gustaría estar emparentado con el dictador norcoreano Kim Jong-un? “Por supuesto, es posible que Kim Jong-un sea mi malvado tío”, concede Jacobs sonriente. “Pero lo malo va unido a lo bueno. Quizá logro transmitirle alguna idea y él comienza a plantearse que debería dejar de ser un idiota”.

En la reunión de mañana en Nueva York, en la que también habrá música y especialidades de distintos países, participan expertos en genealogía como Dirk Weissleder. Y aunque afirma que la idea en sí es “estupenda” y espera que aumente el interés en las relaciones de parentesco, también sostiene que hay que ser realista. “Algunas relaciones son imposibles de demostrar, porque no hay fuentes”, explica el presidente de la asociación alemana de geneálogos.

Además, añade, hay quienes no quieren que otras personas utilicen sus datos, o quienes no saben cómo se llamaban sus abuelos. Y a eso hay que añadir que la genealogía tiene sus límites. “La familia no es sólo un fenómeno genealógico, sino también social”, sostiene este experto. “Sólo porque alguien sea por ejemplo adoptado no significa que no forme parte de una familia que funcione”.

Que a Jacobs y su equipo les queda un largo camino por recorrer se hace patente ya desde el logo de su “Global Family Reunion”. En éste, con forma de árbol, sólo aparecen Norteamérica y Sudamérica. Algo que no parece a priori demasiado global.

Categoría: Sociedad | Claves: Ciencia y Tecnología