Un cardenal revela una conspiración secreta para reemplazar a Benedicto XVI por Francisco

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Francisco y Benedicto XVI. Crédito: ACI / Archivo

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Acaba de parecer un libro bomba. Sus autores: Jürgen Mettepennigen y Karim Schelkkenf. Se trata de la biografía aurorizada del cardenal emérito de Buselas, Godfried Danneels, quien reconoce que él y otros cardenales “unidos por el deseo de modernizar la Iglesia, formaron un grupo de presión (usa la palabra “mafia”) para impedir la elección de Benedicto XVI –el cardenal alemán Joseph Ratzinger–, y si la maniobra fallara… forzar la maquinaria hasta hacerlo renunciar.

Dicho y hecho. Benedicto XVI renunció a la Silla de Pedro en febrero de 2013, luego de ocho años de irreprochable papado. Dimisión rarísima… El primer pontífice que tomó esa decisión en el último milenio.

Su grupo de incondicionales sugirieron chantaje. Pero él lo negó: “No recibí ningún chantaje”: casi una confirmación de que sí, afirma Alfredo Serra en un trabajo especial para Infobae.

El cardenal Danneels (83) reconoció en su libro la existencia de un grupo de cardenales centroeuropeos que desde 1996 se confabularon para controlar la sucesión de Juan Pablo II e impedir la asunción de Ratzinger. Dannels, jocosamente, llama ese grupo de conspiradores… “mafia”.

Se reunían para esos tales fines en una abadía suiza: “enjuagues”, porque esas maquinaciones están prohibidas por la Constitución Apostólica “Universi Dominici Gregis”, de 1996.

Danneels no pudo disimular su alegría por el matrimonio homosexual, y no tardó en admitir que su grupo quería modernizar la Iglesia católica para adaptarla a los tiempos de hoy, modificando también la doctrina sobre el aborto y la idelología de género. Y el obispo Jorge Bergoglio pasó a ser, para ellos, la baraja ganadora, asegura Serra.

¿Influyó en esa designación la “mafia” del cardenal Danneels, que claramente explica en los primeros párrafos de su biografía autorizada que había que entronizar a alguien que “barriera las telarañas de la Iglesia”?

¿Es casual que el cardenal Danneels, el convicto y confeso jefe del grupo de presión para entronizar a Bergoglio, fue nombrado por el hoy Francisco, por voluntad personal, como miembro del Sínodo sobre la Famila celebrado en 2014, y volvió a ungirlo como tal para el que termina a fin de año?




Categoría: Mundo | Claves: Benedicto XVI Papa Francisco Vaticano