Un colombiano involucrado en el caso del asesino de Cuenca

Se especuló que el homicida había mantenido contacto telefónico con el sujeto, pero en realidad el colombiano estuvo en la casa de Cuenca donde Morate había planeado matar a su exnovia y donde acabó con la vida de las dos jóvenes.

Un colombiano involucrado en el caso del asesino de CuencaMorate conoció al reo colombiano en la prisión de Cuenca cuando cumplió condena entre 2008 y 2010. En la fotografía se ve a Morate esposado durante su detención en Rumania. Crédito: EFE.
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– Sergio Morate, el homicida de las dos chicas en Cuenca, España, habría confesado el pasado jueves 6 de agosto por la tarde a su amigo Alexander E. Ll. -natural de Colombia- el crimen cometido, cuando éste llegó a la casa de la urbanización Ars Natura donde había acordado encontrarse con Morate para ir juntos a un concierto.

“Acabo de matar a Marina y a una amiga suya. Tengo un marrón. Ayúdame a deshacerme de los cadáveres”. Más o menos estas debieron de ser las palabras de Sergio Morate a su amigo, de acuerdo con ABC.es.

Alexander acababa de salir de permiso de la prisión de Valdemoro (Madrid) -un permiso al que se había opuesto Instituciones Penitenciarias- y tenía por delante cuatro días de libertad. Todo apunta a que se negó a la petición de su amigo, discutieron y el colombiano se marchó de la casa.

El domingo regresó a la cárcel madrileña, según pudo confirma ABC. No obstante, al parecer no delató a Morate y esto favoreció que pudiera huir por media Europa hasta su detención en Rumanía una semana después.

El reo colombiano -al que Morate conoció en la prisión de Cuenca cuando cumplió condena entre 2008 y 2010- figuró entre las personas investigadas por la Policía nada más desaparecer Marina Okarynska y Laura del Hoyo, de 26 y 24 años.

Su relación con Sergio era muy estrecha y cumplía el perfil de alguien que podía haberle dado cobertura en su fuga, según los análisis que llevaron a cabo los investigadores.

Se especuló con que ambos habían mantenido contacto telefónico, pero en realidad el colombiano estuvo en la casa de Cuenca donde Morate había planeado matar a su exnovia y donde acabó con la vida de las dos jóvenes.

Alexander E. Ll., de 35 años, no se plegó a la petición de su amigo, según los indicios, aunque tampoco contó lo ocurrido a la Policía. Tiene antecedentes por tráfico de drogas, atentado a agente de la autoridad, delitos contra el orden público, usurpación de estado, conducción temeraria, entre otros.

Él, Morate y el rumano Istvan Hortvath se convirtieron en íntimos entre los muros de la prisión de Cuenca. Es el triángulo que rodea los asesinatos de Marina y Laura: uno es el autor; el otro tuvo conocimiento del crimen antes que nadie y permitió que Morate huyera durante una larga semana; el tercero, el rumano, está acusado de encubrir a su amigo.

Los amigos de Morate podrían ser considerados encubridores: uno en Rumanía y el otro en España.

Puede leer también:

Sergio Morate, el asesino de las chicas de Cuenca, en el Tribunal en Rumania

El asesino de Cuenca le confesó todo a un amigo

Una venezolana, implicada en esconder al asesino de Cuenca en Rumania

El asesino de Cuenca ya está en España

Categoría: Mundo | Claves: Cuenca España