Unos Bs. 9.000 diarios gastan en comida las familias zulianas

El gasto diario depende de la cantidad de los integrantes y si comen dos o tres veces al día.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela, Redacción Sumarium) – En la mayoría de los casos, las familias en el estado Zulia hacen su gasto de comida diariamente, ante la escasez y los altos precios se las ingenian para poder alimentarse.

Según la publicación de la periodista Alixel Cabrera en el Diario La Verdad, Alis Vergara, ama de casa, expresó que “del 20 al último empezamos con el estrés. Así es mi vida, día a día prestando, empeñando”. Además aseguró que su familia, de cinco personas, consume en el almuerzo “un puñito” de carne molina con verduras y un kilo de arroz que compra por 1.200, por lo que gasta al menos cinco mil bolívares. En la cena, cuatro mil bolívares se les va en arepas con queso y mantequilla. Omiten el desayuno, pues su remuneración no les alcanza para comer tres veces al día. Entre almuerzo y cena gasta 9.000 bolívares.

Otras ocasiones no tienen tanta suerte y aguantan el hambre. “Hay días en los que no hemos comido y a veces voy a casa de unas hermanas a ver qué tienen. No por mí, por los tres niños”, explica Vergara. Se vale de la ayuda de sus amigas, que le prestan anillos para empeñarlos y dinero para abastecer a su familia cuando su pensión se acaba. “No se come bien, ya no compramos frutas, ni nada”, reitera sobre los recortes que tiene que hacerle a su presupuesto.

Por su parte, Michelle Ruano, vendedora en un comercio del mercado Santa Rosalíam, en Maracaibo, afirmó que las ventas han caído cerca de 70 por ciento en los últimos cinco meses. “Lo que más vendemos es cambur en 600 u 800 bolívares, melón a Bs. 400, lechosa en Bs. 500, que están un poquito más baratos.

El gasto depende del número de integrantes de la familia, en el caso de Edwin Aguas son ocho personas y al día gastan 12.000, a pesar de que su día comienza más tarde para ahorrarse el desayuno.




Categoría: Venezuela | Claves: Altos precios