Utilizan grupos antimotín para controlar colas por comida

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El ánimo en las colas sigue subiendo de tono ante la creciente escasez de alimentos y los elevados costos en el mercado negro, razón por la que las autoridades encargadas del control han tenido que usar equipos antimotín como perdigones, bombas lacrimógenas y escudos.

Así ocurrió ayer en la parroquia Cristo de Aranza del municipio Maracaibo, según reseñó el Diario La Verdad. A las 9.00 de la mañana ya estaban los vecinos aglomerados. A las 6.00 de la tarde, cuando el sol, los empujones y la “desesperación” causa efectos en los presentes se salieron de control. Anaís Báez contó que su hermana Jenifer, con cuatro meses de embarazo, la tenían los guardias presa, cuando se la llevaban la golpearon.

“Ellos llegaron, nos empujaron con los escudos y dispararon perdigones”. Al parecer los usuarios se molestaron luego que “Mariyuli”, gerente del mercado, les ordenara que “para poder comprar una sardina teníamos que sacar cinco productos más”. Cada lata a 447,14 bolívares. No se quejaban del costo sino de la decisión arbitraria, algunos contaron que comenzaron a vender normal, luego pedían tres productos y finalizaron con cinco.

Denunciaron que la “Mariyuli” llamó a los militares para dispersar a los compradores y cerrar el establecimiento. Afuera, los vecinos pedían que liberaran a la detenida. Los militares indicaron que se irían hasta otro establecimiento con disturbios. Al retirarse, los vecinos les lanzaron objetos y estos dispararon una bomba lacrimógena y se fueron.

Minutos más tarde, la misma cuadrilla llegó a la calle 67A en el barrio Los Olivos de la parroquia Caracciolo Parra Pérez. La situación era similar. Los vecinos salieron a las 9.00 de la mañana para hacer sus compras. Al mediodía cortaron el servicio eléctrico en la zona y regresó tres horas más tarde. “A las 4.00 cuando llegó la electricidad dejaron pasar puros familiares de ellos”, contó una compradora.

Al parecer, una embarazada se molestó, reclamó a los militares y policías que custodiaban el lugar. La discusión llegó a golpes entre la mujer y una vendedora del supermercado. Los funcionarios separaron a ambas y las retuvieron en el interior. Por ese motivo cerraron las puertas a los usuarios.

Las personas en cola denunciaron que están cansados de ver que los policías vendan puestos y dejen ingresar a sus allegados delante de los que esperan desde la mañana para comprar. Según algunos testigos cuando los motorizados de la GNB se retiraban, los vecinos se acercaron con ofensas y los militares hicieron un disparo al aire para alejarlos.

En el lugar un GN que cuidaba el supermercado trató de mediar con La Verdad para ingresar al periodista y verificar que la mujer detenida no había sido golpeada ni maltratada, pero su superior lo regañó por hablar con la prensa.

No obstante, un efectivo explicó al diario regional que se trata de un “grupo de choque” que está a cargo de estas situaciones: “Nosotros llegamos cuando ya todo está fuera de orden”, dijo al recalcar que en ambos comercios actuaron apegados a la ley, eran 30 funcionarios uniformados con chalecos y protectores especiales. Al llegar a Haticos despejamos la zona y los mantuvimos de lejos, los siete custodios del establecimiento no pudieron controlar la situación y los llamaron.




Categoría: Venezuela | Claves: Colas por alimentos Maracaibo