Nuevos precios del pollo están “fuera de la realidad”

Nuevo precio de venta regulado podría ser el causante de la desaparición del rubro

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El nuevo precio de venta regulado para el pollo podría ser el causante de su desaparición en los establecimientos de expendio, según los vendedores del rubro del estado Anzoátegui, pues consideran el actual marcaje de Bs. 850,37 se encuentra por debajo del precio real del producto. 

Jorge Toloza, dueño de la Distribuidora Aberezer, ubicada en el mercado de Puerto La Cruz, declaró para el portal El Tiempo  que siempre han trabajado por encima de esos precios, y que además los mayoristas les informaron que no despacharán esta semana debido a que temen ser multados por la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde).

Actualmente el rubro lo están expendiendo en ese lugar a 2 mil 200 bolívares.

“Yo tengo inventario de pollo hasta el sábado y no voy a encargar más, agotaré lo que hay en existencia. Los aumentos de precio regulado están fuera de la realidad desde el año 2003, cuando el Gobierno los anunció”, dijo Toloza.

En Barcelona el kilo del ave se encuentra entre mil 700 y 2 mil 500 bolívares en el marcado de Tronconal III. Esto basado en que los vendedores la consiguen en 2 mil 100 bolívares al mayor.

La delegada de los carniceros del expendio capitalino, Cristy Carvajal, aseguró que los comerciantes dejarán de vender el producto si se tienen que adaptar al nuevo precio regulado anunciado por el Ejecutivo nacional. Explicó que la situación representaría vender a pérdidas.

Esta situación se repite en varios establecimientos de la entidad.  En el mercado municipal de Anaco igualmente venden el kilogramo de ave beneficiada sobre el precio regulado. Una de las expendedoras, que se identificó como María González, dijo que mientras tenga la mercancía que adquirió en Bs 1.950 el kilo lo seguirá vendiendo en 2 mi 200 bolívares.

CONSUMIDORES REDUCEN COMPRAS

Esta situación ha llevado a los consumidores a reducir la cantidad en la compra. “Antes yo podía comprar hasta tres kilos de carne, comíamos en el almuerzo y quedaba en el congelador para dos días más. Ahora ni medio kilo puedo comprar”, dijo el ama de casa Francimar Ortiz.

Esta realidad no escapa de los otros cortes del producto, como muslo, alas y pechuga. La presa más barata es el “teretere” (pescuezo y costillas) que llega a Bs 1.500.