Crisis económica obliga a empeñar las joyas

Se paga Bs. 23 mil por el gramo de oro de 18 quilates; Bs. 14 mil por 14K y Bs. 10 mil por 10K.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- “La vida está muy cara” expresa un hombre al entregarle a una cajera de una pequeña casa de empeño de Unare, el botón que recibió por sus 20 años de servicio en la reductora del aluminio, Venalum. “Casi todos lo han vendido” afirmó el trabajador esperanzado por conocer el valor del objeto para poder adquirir algo de comida.

Historias como esta se escuchan a diario, en donde los venezolanos, asfixiados por la crisis económica del país recurren a esta estrategia vendiendo sus joyas “guardadas en el baúl de los recuerdos” por la necesidad de alimentarse, lo que ha aumentado la creación de casas de empeño y compraventa de oro en prendas.

EL PROCEDIMIENTO

“La gente tiene necesidad y el oro es dinero; recibimos como arroz botones de las empresas básicas, traen de 5 a 6 botones diarios”, expresó el dueño de tres locales de compraventa en Puerto Ordaz, quien abrió el último local hace tres meses aprovechando la demanda de la misma. Actualmente existen 18 tiendas de compraventa, 13 más que las que estaban abiertas hace tres años.

Según información del Correo del Caroní, el procedimiento consiste en pasar la prenda por una piedra especial y verterle golding testing para comprobar la pureza del oro. Se paga Bs. 23 mil por el gramo de oro de 18 quilates; Bs. 14 mil por 14K y Bs. 10 mil por 10K. “Compramos prendas rotas, se funden y se venden a personas interesadas en llevárselas porque tienen contactos con empresas que comercializan”, explica.

Un gramo de oro de 18 quilates equivale a poco más de un salario mínimo, es decir Bs. 15.051, que no cubre ni una semana de alimentación en una familia venezolana, considerando que la canasta alimentaria se ubicó en 277 mil 432 bolívares en junio, de acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros.

OTRAS MODALIDADES

Además de las prendas de oro y plata, en las casas de compraventa adquieren dólares en sumas superiores a los 500 mil bolívares, en denominaciones de 50 y 100 bolívares. Por estas operaciones pagan 5% sobre el monto de venta.

“El tema es la necesidad, todo se ha convertido en una posibilidad de obtener dinero. Acá viene gente que quiere vender, incluso, anillos de plata que se pagan en 300 bolívares, ¿qué es eso?”, expresa la encargada del local y agrega que algunos venden pequeñas prendas de poco valor que en la mayoría de los casos las pierden.

“Mi mamá sufre del corazón y hay que hacerle un cambio de marcapasos y cuesta 1,4 millones de bolívares. Hemos vendido casi todo, puras prendas pequeñas, porque los trabajos no dan”. Karina Mujica

LEGALIDAD ANTE TODO

La compra venta de artículos de oro y plata se camuflajean bajo el registro de “joyerías”, pero adquieren forma de ilegalidad al adquirir oro proveniente de las minas por el que pagan hasta 23 mil bolívares por la grama.

La última modificación del Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica que reserva al Estado las actividades de exploración y explotación del oro, publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.150 del 18 de noviembre de 2014, establece que todo el oro que se obtenga como consecuencia de cualquier actividad minera en el territorio nacional, “será en principio de obligatoria venta y entrega preferente al Banco Central de Venezuela”.

De hecho, en las oficinas del Ministerio de Petróleo y Minería explican que para trabajar en el negocio del oro se debe contar con una licencia o registro que especifique que se dedican a compra y venta de oro en prendas; y tramitar la patente de minas.

De acuerdo con una resolución conjunta del Ministerio de Petróleo y Minería y el Banco Central de Venezuela, publicada en la Gaceta Oficial N° 40.692 del 30 de junio de 2015, todo el material aurífero obtenido “con sus aleaciones metálicas de carácter no contaminantes y en cualquiera de sus presentaciones” en el país debe ser vendido a la máxima autoridad monetaria; dicha norma es un mecanismo formal para reducir la anarquía de la extracción minera al sur del país.

“Comprar la prenda no es ilegal, tampoco que la vendan. Los registros se hacen como joyería y lo que hacen quienes compran el material fundido ya no está en nuestras manos. Lo que es un claro delito es comprar oro minero y muchos en este negocio lo hacen pero ninguno te lo va a decir ninguno lo admite”. Expresa uno de los compradores de oro.




Categoría: Venezuela | Claves: Oro