Venezolano estaría implicado en el rapto de Daniela Mora

Encerrada en un cambuche, sin luz ni agua, estuvo Daniela Mora durante sus días de secuestro.

Venezolano estaría implicado en el rapto de Daniela Mora El director de la Policía de Colombia, el general Rodolfo Palomino (derecha), acompaña al director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), Diego Mora (centro), después de la liberación de su hija, Daniela Mora. Crédito: Schneyder Mendoza/EFE
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium). El secuestro de la niña Daniela Mora, hija de un alto funcionario del Gobierno colombiano, concluyó con final feliz después de que sus captores, asfixiados tras 48 horas de una fuerte presión policial y gubernamental, liberaran a la menor en una carretera del noreste del país.

Hoy, no se separa de sus padres y comparte con sus amigos más cercanos sus primeras horas de libertad.

El sábado en la noche, la pequeña relató parte de su estadía en secuestro, tiempo en el que estuvo en una hamaca dentro de un cambuche sin luz ni agua. También contó que sus secuestradores la hicieron caminar durante varias horas por una zona montañosa que ella no reconoció.

EL ESTADO DE DANIELA

“Está francamente feliz, relajadita, jugando con los amiguitos. Ha estado cocinando y en general haciendo lo que le gusta hacer”, explicó Diego Mora en entrevista telefónica con The Associated Press.

Esperan que poco a poco Daniela vaya entregando información que pueda resultar clave para la investigación que adelantan las autoridades.

“No hemos querido indagarle mucho (sobre los detalles del secuestro). Ella ha ido contándonos cosas, pero no mucho detalle. Sencillamente que la tenían durmiendo, o casi que viviendo, en una hamaca en la mitad del monte, sin agua, sin luz, sin nada. Que le llevaban a veces cosas de comer, pero la verdad es que ella tampoco tenía muchas ganas de comer”, relató Mora.

“Ella siempre estuvo solita con esos bandidos”, advirtió el funcionario para hacer notar que su hija en ningún momento estuvo con alguna mujer que la acompañara y cuidara.

Sus familiares dijeron que la niña ha dormido bastante. Los chequeos médicos dictaminaron que se encuentra bien de salud, pero registraba un estado de agotamiento.

Ahora viene un proceso para que la familia vuelva a la normalidad y pueda recuperar su intimidad.

LOS RESPONSABLES

La Policía intensificó las operaciones para capturar a los responsables del secuestro y se indagaba sobre la posible participación de un ciudadano de nacionalidad venezolana en el hecho.

Por el momento, los investigadores manejan la hipótesis de que una persona muy cercana a la familia Mora Caicedo fue quien cedió la información para que se cometiera el secuestro.

NO FUE POR VENGANZA

Diego Mora descartó en declaraciones que el rapto sea una venganza por su labor como alto funcionario del Gobierno colombiano.

“Esto no tiene absolutamente nada que ver con lo que venimos haciendo en la Unidad Nacional de Protección y esto es un tema de delincuencia común, al parecer”, declaró a la prensa pocas horas después de recoger a su hija, liberada este sábado en una carretera del noreste de Colombia.

Mora asumió el cargo el pasado enero y, según medios locales, había destapado recientemente varios casos de corrupción, como el uso de vehículos de la entidad para transportar gasolina de contrabando desde Venezuela.