Venezolanos rechazan el racionamiento eléctrico en centros comerciales

Algunos venezolanos coinciden en que la medida no resuelve el problema de fondo y genera más inconvenientes que soluciones.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Prensa Unidad Venezuela

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- Tanto consumidores como trabajadores de los centros comerciales han recibido con malestar la medida de racionamiento eléctrico implementada por el gobierno nacional y que se suma a una serie de carencias que ya agobian a los venezolanos.

A pesar de que la Cámara Venezolana de Centros Comerciales (Cavececo) sugirió establecer un horario corrido de 12:00 p.m. a 7:00 p.m., el Estado insistió en decretar cierres temporales de 1:00 a 3:00 de la tarde y de 7:00 a 9:00 de la noche.

“Yo iba a entrar a una sucursal bancaria cuando me desalojaron del centro comercial, impidiéndome cumplir con mi diligencia. Además, tenía pensado almorzar en un restaurante del lugar y tampoco pude”, relató Carmen Neri en el centro comercial Tolón, añadiendo: “no creo que la disposición contribuya al ahorro eléctrico, tal cual ha indicado el gobierno. No teníamos razón de llegar a esto. Y me pregunto: ¿cómo es que la economía va a producir si, por ejemplo, a las tiendas se les reduce el horario? Esto es terrible, estamos cada día peor”.

UNA MEDIDA “NEGATIVA PARA EL SECTOR PRIVADO”

José Guillermo Vallejo, otro consumidor que se encontraba en el centro comercial Tolón, opinó que la medida perjudicará al sector privado.

“Se está cercenando la manera de producir. Creo que han podido estudiar otras fórmulas de resolver la crisis del servicio eléctrico. Ya esto lo vivimos antes cuando, por ejemplo, se paralizaron las escaleras mecánicas y se redujo el funcionamiento de los aires acondicionados en los centros comerciales”.

“Eso de que se empleen plantas de emergencia no es una alternativa viable porque todo el mundo sabe que, precisamente, esos dispositivos deben ser activados solo en contingencias especiales y no de forma rutinaria”, detalló.

Por su parte, David Moreno, un mototaxista que labora en un centro comercial caraqueño, aseguró que la situación también afecta al gremio porque aparta a los clientes que desean traslados o encomiendas.

“Si no hay clientes que traer o que llevar, o si no transportamos encomiendas, se paraliza todo, nos quedamos sin trabajo”.