Las tarjetas de crédito para sortear la alta inflación e inseguridad

La Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Sudeban) informó que al cierre de marzo de 2015 las tarjetas de crédito representan el 17,9% de la cartera crediticia bancaria, muy superior al equivalente en 2013 (13,2% del total).

Las tarjetas de crédito para sortear la alta inflación e inseguridadUna de las marcas que más se ha beneficiado del desalentador entorno económico y social de Venezuela es MasterCard. Crédito: Reuters
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El uso de tarjetas de crédito ha aumentado en Venezuela. Los créditos ayudan a los venezolanos a cubrir los altos costos de los bienes y servicios esenciales, y a tapar los huecos en el presupuesto familiar, en momentos en que una voraz inflación devora los salarios en un santiamén y que para este año fue proyectada en tres dígitos.

De acuerdo con la empresa de investigación e inteligencia de mercado, Datanálisis, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) podría ubicarse entre 120 y 140% al cierre de 2015. Sin embargo, otras firmas como Bank of America, aseguran que la tasa inflacionaria será superior, entre 174 y 200%.

Pero ese no es el único motivo que ha favorecido el uso de tarjetas de crédito en la nación sudamericana. También son empleadas, cada vez con mayor frecuencia, para evitar salir a la calle con un fajo de dinero en efectivo y ser víctimas de la delincuencia que ha convertido al país en uno de los más inseguros del mundo con una tasa de homicidios de entre 39 y 79 personas por cada 100.000 habitantes, según cálculos del Gobierno y de la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), respectivamente, según EFE.

Así lo reseña un reciente reporte de Bloomberg Business, que hace referencia a los billetes en curso en el país petrolero, donde el de más alta denominación es de 100 bolívares, seguido por el de 50. Si el venezolano debe cancelar 5.000 bolívares por la compra de alimentos, por citar un ejemplo, requeriría entonces de 50 billetes del de mayor denominación para hacerlo o cien del que le sigue “a riesgo de llamar la atención de los atracadores, quienes a punta de navaja se hacen con el bolso o cartera de la víctima”.

“Estamos ampliando nuestra participación en el consumo de las familias, desplazando el dinero en efectivo”, dijo el director de  MasterCard para Latinoamérica, Gilberto Caldart, para quien Venezuela “sigue siendo una gran oportunidad” pese a una economía en recesión. 

Una de las marcas que más se ha beneficiado del desalentador entorno económico y social de Venezuela es MasterCard, informa Bloomberg Business, cuyas compras en el país aumentan al mismo ritmo que en cualquier otro de la región, según afirmó el director para Latinoamérica de la marca, Gilberto Caldart.

“Estamos ampliando nuestra participación en el consumo de las familias, desplazando el dinero en efectivo a pesar de si están consumiendo o no lo mismo”, dijo. Aunque no ofreció mayores detalles, Caldart comentó que en Venezuela el negocio está creciendo en línea con el resto de sus operaciones en América Latina, a pesar de que el país atraviesa por una recesión de su economía que para este año fue estimada en 7% por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Caldart explicó además la clave del éxito de la compañía. MasterCard acumula dólares, no bolívares, cuyo valor ha caído dramáticamente frente a la divisa norteamericana un 74% desde que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunciara el pasado febrero un nuevo mercado de divisas, el Simadi, cita por su parte ABC.es.

De acuerdo con el diario español, MasterCard intentó recientemente una cobertura poco convencional para proteger el valor de esos bolívares. Pidió un préstamo bancario en moneda nacional para invertir ese dinero en la compra de una propiedad, cuyo valor ya se fija en dólares en Venezuela, a pesar del férreo control de cambio vigente. “Con la devaluación del bolívar, se deprecia el valor del préstamo, por lo que hay una ganancia”, señaló el director de MasterCard para Venezuela al agregar que el país “sigue siendo una gran oportunidad” para la marca.

Datanálisis realizó sus cálculos sobre el uso de tarjetas de crédito en el país y detalló que solo en 2014 los créditos a través del plástico crecieron 45%. También la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Sudeban) ofreció un balance a finales de marzo pasado, en el que destaca que al cierre de ese mes las tarjetas de crédito representaron el 17,9% de la cartera crediticia bancaria, una cifra muy superior al equivalente en 2013 (13,2% del total).

El analista e instructor de Finanzas y director de la firma Econométrica, Henkel García, indicó que los créditos comerciales y las tarjetas de créditos son los únicos segmentos que crecen en términos reales dentro del total de la cartera crediticia bancaria, que asegura “está cayendo”.

“Eso sí, a pesar de que todavía crecen ahora lo hacen de manera mucho más desacelerada. Las tarjetas de crédito crecía 40% a finales de 2014”, precisó.