La Vinotinto perdió 2-0 en Mérida sin deslucir ante un nuevo Brasil

Goles de Gabriel Jesus en el minuto 7 y Willian en el 53 decidieron el encuentro por la décima fecha, paralizado por más de 20 minutos debido a una falla eléctrica en el estadio Metropolitano de Mérida.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Mérida, Venezuela. AFP).- Brasil asaltó el primer puesto del clasificatorio sudamericano al Mundial de Rusia-2018 al vencer 2-0 a domicilio a una Venezuela sin luces, en un partido marcado por un apagón y dedidido con mucha facilidad pese a la ausencia del estelar Neymar.

Lea también: El apagón que interrumpió el juego

Goles de Gabriel Jesus en el minuto 7 y Willian en el 53 decidieron el encuentro por la décima fecha, paralizado por más de 20 minutos debido a una falla eléctrica en el estadio Metropolitano de Mérida.

Ese escenario deportivo quedó a oscuras cuando transcurría el minuto 74 y las acciones no pudieron reanudarse hasta el 96.

En medio de una severa crisis económica, agravada por la caída de los precios del petróleo, los apagones han sido habituales en Venezuela durante los últimos meses e incluso el gobierno estableció un férreo plan de racionamiento entre abril y julio.

Vea también: Las imágenes que dejó el partido

A BRASIL SE LE HIZO LA LUZ

A la que no le falta luz en sus últimas presentaciones es a la selección brasileña, que ha ganado los cuatro partidos premundialistas que ha jugado con Tite como entrenador y, con 21 puntos, desplazó del liderato a Uruguay, que quedó con 20 luego de empatar 2-2 con Uruguay como visitante.

Venezuela, al otro extremo, es colista con apenas dos unidades.

Tite tomó las riendas del scratch en junio, sustituyendo a Dunga, destituido tras la eliminación en la primera ronda de la Copa América Centenario de junio pasado.

Sin Neymar, quien cumplió suspensión por acumulación de tarjetas amarillas, Willian y Philippe Coutinho tuvieron la responsabilidad de liderar el ataque de la verdeamarela, que mostró gran superioridad.

Venezuela salió con valentía, pero un garrafal fallo propio -una costumbre en las citas vinotinto en el camino a Rusia-2018- le permitió a la visita ponerse en ventaja temprano.

A los 7 minutos, Gabriel Jesus aprovechó un error en el pase del portero vinotinto, Dani Hernández, con una estupenda definición.

Hernández erró con estrépito para regalar el balón al delantero brasileño, quien remató desde la media luna con un sutil toque de derecha que superó, con una bonita parábola, la salida desesperada del guardameta.

Brasil se apoderó del juego, mientras Venezuela trataba de responder, aunque limitándose a algunos chispazos aislados de Adalberto Peñaranda y Juan Pablo Añor.

A los 33 minutos, en otro despiste venezolano, el central Wilker Ángel perdió la esférica en la salida y Paulinho estuvo cerca de ampliar con un derechazo que pasó a centímetros del poste derecho de Hernández.

Aumentar la distancia parecía cuestión de tiempo para la visita.

En efecto, la brecha se abrió todavía más tras el descanso, a los 53, cuando Renato Augusto ingresó al área por izquierda y cruzó un centro rasante que empujó Willian a la red, sin oposición, ganándole la espalda al zaguero Rolf Feltscher.

Aunque estaba desahuciada, Venezuela mejoró con la entrada a la cancha de Alejandro Guerra, campeón de la Copa Libertadores con el colombiano Atlético Nacional, que había arrancado como suplente.

A los 60, de los pies de Guerra, la oncena vinotinto tuvo su mejor ocasión de gol, con un tiro de Salomón Rondón a pase del mediocampista que pegó en un zaguero brasileño.

Cuando Venezuela por fin empezaba a sentirse más cómoda ante un Brasil que jugaba a maniobrar para conservar el triunfo, se produjo el apagón.

APAGÓN VINOTINTO

Las luces que le han faltaron al equipo anfitrión también fallaron en el estadio en una noche lluviosa.

Tras la larga interrupción, el árbitro peruano Víctor Carrillo decidió que el juego se reanudara, aunque ya sin mayores incidencias, con los músculos de los jugadores fríos tras la pausa.

Si bien Rondón amenazó con un cabezazo, el ímpetu vinotinto se había visto frenado de pleno.

Brasil tampoco apretó el acelerador porque sabía que ya tenía la victoria en el bolsillo y, con esta, el liderato del Premundial.