Venezuela registra hoy una inflación cien veces mayor a la mundial

El economista José Guerra aseguró que el país atraviesa por una "senda hiperinflacionaria" y que aunque la dolarización "es la salida más fácil", es también "la más peligrosa".

Venezuela registra hoy una inflación cien veces mayor a la mundialLa inflación "existe acá por la situación de déficit fiscal que requiere que el Banco Central de Venezuela (BCV) imprima dinero". Crédito: Alex Urbina/Sumarium
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El economista José Guerra aseguró que Venezuela atraviesa por “una senda hiperinflacionaria”, ajustada “a los tiempos de hoy” y a una baja inflación mundial”.

“Ahorita la inflación mundial es 1,5% y Venezuela tiene cien veces la inflación mundial. Ahí hay un elemento de hiperinflación, inflación alta y subiendo”, dijo en el foro Análisis de Coyuntura Económica en Venezuela que organizó la asociación civil Espacio Público.

Guerra explicó que hay tres características de hiperinflación que se ajustan a la situación que vive la nación. “Inflación alta y creciente, los precios crecen mucho más que lo que crece el dinero y la gente empieza a buscar sustitutos al dinero, por ejemplo dólares, bienes y ahora comida para guardar”.

Sin embargo, descartó un proceso de hiperinflación clásica en Venezuela, como el que atravesó Argentina y Bolivia, este último registró la hiperinflación más drástica de América Latina con 90.000% en un año.

“De ese tipo no la vamos a ver, pero sí vamos a tener un proceso hiperinflacionario a los tiempos de hoy, a la baja inflación de hoy. Estamos montados en una senda hiperinflacionaria que tiende a acelerarse en la medida que siga la impresión de dinero”, señaló.

Lo que ocurre en Venezuela “no es solamente una equivocación de quienes manejan las políticas económicas y por la incompetencia (…) el problema es el modelo que fracasó”.

José Guerra habló sobre la estrategia de dolarizar la economía para bajar la inflación, una medida que han pedido algunos sectores de la población, e indicó que aunque en efecto esta podría disminuir la inflación tendría un costo enorme.

Indicó que la dolarización aplicada en este momento podría hacer caer la inflación a cifras de 2 o 3% anual en 2016, “aún con el peor de los gobiernos”, pero tendría como costo “una recesión brutal parecida a la de Grecia, que tiene una caída y no tiene una política monetaria”.

“La dolarización es la salida más fácil, pero la más peligrosa”, apuntó.

El economista afirmó que la inflación ha dejado de ser un problema mundial y “que no existe en el mundo, salvo en Bielorrusia, Sudán y Venezuela (…) Existe acá por la situación de déficit fiscal que requiere que el Banco Central de Venezuela (BCV) imprima dinero, porque no hay de dónde sacarlo”.

Explicó que lo que ocurre en Venezuela “no es solamente una equivocación de quienes manejan las políticas económicas y por la incompetencia (…) el problema es el modelo que fracasó (…) un modelo de una expansión desmedida del Estado venezolano”.

“El Estado se desenfocó, abarco un conjunto de empresas y ahí están los resultados: un déficit fiscal que no lo puede mantener, un gasto público que no puede bajar, una rigidez en la estructura del gasto público y eso genera un proceso de expansión fiscal porque hay que estarle inyectando plata a esas empresas”, agregó.

José Guerra precisó que el déficit fiscal en el país comenzó en el año 2006 con la ola de expropiaciones, que hizo insostenible al Estado y que requería un precio petrolero cada vez mayor.

Desestimó la creencia de que fijando un tipo de cambio se puede bajar la inflación. “La inflación no se baja vendiendo dólares baratos, sino con políticas macroeconómicas que hagan que la gente tenga el dinero que necesite, no más, y con disciplina fiscal y monetaria, eso es lo que funciona”, aseguró.

José Guerra en el foro Análisis de Coyuntura Económica organizado por la asociación civil Espacio Público. Crédito:  Alex Urbina/ Sumarium 

Guerra insistió en que “la inflación no se baja vendiendo dólares baratos, sino con políticas macroeconómicas”. Crédito:  Alex Urbina/ Sumarium