Venezuela “retrocedió un siglo” en materia de salud

Huníades Urbina refirió que “el mayor adelanto que ha habido en el mundo en el último siglo en materia de salud ha sido el agua potable, la red de aguas servidas (cloacas) y las vacunas”, servicios que fallan en el país bolivariano.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Huníades Urbina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría. Crédito: Prensa Unidad Venezuela

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Para el presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, Huníades Urbina, Venezuela ha “retrocedido un siglo” en materia de salud. Sus declaraciones se dan a propósito de la celebración -este miércoles- del Día Nacional del Pediatra.

Urbina refirió que “el mayor adelanto que ha habido en el mundo en el último siglo en materia de salud ha sido el agua potable, la red de aguas servidas (cloacas) y las vacunas”, servicios que fallan en el país bolivariano.

“Hay déficit de vacunas tanto en el sector público como en el privado, porque el gran problema es que aquí en Venezuela no se producen vacunas, y al estar trancado el juego para la obtención de divisas para importarlas, no se pueden adquirir”, señaló.

Como ejemplo citó el caso de la epidemia de varicela o lechina que se registra en Venezuela debido a que desde hace dos años no se importa de manera regular y constante la vacuna para combatirla. “Ya hay más de 60.000 casos, es la epidemia más grande de varicela que se registra en América Latina en los últimos años”, precisó.

“Si se puede evitar una enfermedad, ¿por qué exponer a las personas? Hay cosas que no se pueden evitar, como el caso de muchos virus, pero si hay vacunas para evitar que los niños se enfermen, ¿cómo es posible que no se le estén suministrando?”, apuntó.

El Día Nacional del Pediatra fue instaurado en 1989 por la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, bajo la presidencia del doctor Marco Tulio Torres Vera. En la actualidad “el gremio está en minusvalía. Así como se están yendo los médicos generales formados en nuestras universidades, también hay un éxodo de pediatras, algunos con especialización como terapia intensiva, anestesiología y neurocirugía pediátrica, que están dejando el país para buscar en otras partes mejor calidad de vida y mejores recursos para el ejercicio de su profesión”, dijo Urbina.

ALERTA A MUJERES EMBARAZADAS

Al abordar el tema de los virus, hizo un especial llamado a las mujeres embarazadas a que tomen todas las medidas preventivas frente a los virus zika, dengue y chikungunya, causados todos por el mosquito patas blancas, pues su contagio puede causar malformaciones en el feto.

“En Brasil, donde ya se está estudiando bastante bien el virus del zika, ya hay muchos reportes de fetos que han sido afectados con microcefalia. Todos los virus que se desarrollan en los primeros tres meses de gestación, pueden afectar al feto. En el caso del zika puede causar desde anencefalia – ausencia total del cerebro – hasta impedir que el cerebro se desarrolle. Si este no logra desarrollarse en su totalidad, traerá consecuencias en el desarrollo ulterior de ese niño que nació de una madre con zika”, advirtió.

SÍNDROME DE GUILLAIN BARRE

Añadió que este virus puede atacar el sistema nervioso central, por lo que en algunos pacientes se está produciendo el síndrome de Guillain Barre, un tipo de parálisis que, dependiendo de la sensibilidad de cada persona, puede paralizar hasta los músculos de la respiración “y el paciente debe ser recluido en una unidad de terapia intensiva, que también están en déficit a nivel nacional”, añadió.

Urbina hizo hincapié en las medidas que se deben tomar para prevenir el contagio de estas enfermedades, en vista de que también hay escasez de medicamentos para tratarlas una vez que se ha producido el contagio.

“La primera recomendación es evitar tener agua almacenada dentro de las casas, lo cual es muy difícil en este momento por el racionamiento de agua que hay en el país. De ser así, se debe cambiar el agua diariamente, hasta la de los materos y floreros, lo cual también es difícil porque hay lugares donde el agua llega solo una vez a la semana. En todo caso, hay que tener los recipientes de agua tapados para evitar la proliferación del mosquito patas blancas”, insistió.

El otro elemento para la prevención le corresponde al gobierno nacional, a través del ministerio de Salud, para que realice fumigaciones en aquellas áreas que así lo requieran para acabar con los mosquitos, señaló.

Tan importante como las anteriores recomendaciones está la de no automedicarse y la de acudir al médico en caso de que una persona presente síntomas. En tal sentido, recordó que los antiinflamatorios no esteroideos ni las aspirinas deben tomarse en los casos de dengue, chikungunya o zika, sino solo acetaminofén. “Y aquí viene la otra cara de la moneda, porque tampoco hay suficiente en las farmacias. Entonces el llamado, por un lado, es a las personas para que tomen las medidas preventivas; y, por otro, al gobierno, para que tome cartas en el asunto y mantenga en buen funcionamiento las redes de agua potable y de aguas servidas para la población”.

EL PROBLEMA DE LA MATERNIDAD INFANTIL

Otro de los temas abordados por el especialista fue la alarmante cifra de embarazos en adolescentes que se registra en Venezuela, país que ocupa el primer lugar en América Latina en esta materia.

El problema es que no hay anticonceptivos. Las niñas venezolanas, como en toda Latinoamérica, empiezan a ejercer su sexualidad a muy temprana edad, a los 10, 11 años, y por lo general sin estar vacunadas contra el virus de papiloma humano (VPH). Si no usan algún método anticonceptivo, evidentemente la tasa de natalidad, que era de 600 mil niños al año, va a elevarse. Son adolescentes cuyos propios organismos aún están en formación, por lo que hay más posibilidades de tener embarazos complicados y de que el recién nacido nazca con defectos. Además, no tienen escolaridad, no tienen las herramientas para ser madres”, comentó.

EL J. M. DE LOS RÍOS SIGUE GRAVE

Consultado también en torno a la situación actual del Hospital J. M. de los Ríos, el más importante hospital infantil de referencia nacional de Venezuela, y hasta internacional, pues también atiende a pacientes de Ecuador, Colombia, Panamá y países del Caribe, aseguró que “se encuentra en la misma crisis que hemos venido denunciando desde hace años”.

“Es muy duro trabajar en un hospital donde no hay lo necesario para restituir la vida de un paciente. Toda la vida hemos trabajado con cierto déficit, pero no a los niveles que tenemos hoy en día. Esta crisis viene presentándose desde hace al menos 5 años y cada vez es peor. Cambian de ministro, de viceministro, de directores, pero el asunto no es cambiar a las personas sino cambiar la política de salud, que ha sido muy deficiente en estos últimos 15 años”, apuntó.

En tal sentido, como presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, recomendó al gobierno del presidente Nicolás Maduro convocar a los mejores talentos con los que cuenta el país para buscar soluciones a los problemas.

“Las sociedades científicas son entes apolíticos y estamos siempre dispuestos a tender la mano y a trabajar de forma conjunta. Pero debe escucharnos, porque de nada sirve que nos llame y que presentemos los informes pertinentes y después eso se engavete. La idea es que haya un diálogo productivo a ver si arrancamos de una vez por todas en la solución a esta crisis tan tremenda que estamos pasando”, concluyó.​