Venezuela y Cuba en el epicentro de la cumbre UE-Celac

No se espera la asistencia de Raúl Castro ni Cristina Fernández. Tampoco está claro que viaje a Bruselas Nicolás Maduro.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Madrid/Bruselas, DPA) – Los líderes de la Unión Europea (UE) y Latinoamérica se reunieron por última vez en 2013. Desde aquella cumbre de Santiago de Chile hasta la de este miércoles y jueves en Bruselas cambiaron muchas cosas: la economía europea comienza a repuntar mientras gigantes como Brasil están en recesión, Cuba inició un proceso de reconciliación con Estados Unidos y la situación interna en Venezuela está cada vez más crispada.

Hace dos años Europa se encontraba inmersa en una profunda crisis económica y esperaba encontrar respuestas en el fuerte crecimiento de los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Ahora los países de la eurozona están lejos de haberse recuperado, pero para este año el Fondo Monetario Internacional espera un crecimiento del 1,6%. El pronóstico para América Latina es de apenas el 0,9%, con la economía brasileña en recesión y previsiones similares para Argentina y Venezuela.

Aun así las relaciones comerciales entre ambos bloques jugarán un papel importante en esta cumbre, en la que se hablará de la presencia cada vez mayor de China en las economías latinoamericanas. 

“Existe un peligro real de que Europa se quede atrás. De hecho, China está invirtiendo cada vez más en la región y genera nuevos acuerdos comerciales con la mayoría de países latinoamericanos”, advirtió recientemente el eurodiputado español Ramón Jáuregui.

Pese a todo, la UE sigue siendo uno de los principales inversores en la región y en esta cumbre se abordará la actualización de los acuerdos de libre comercio con México y Chile y se intentará impulsar las negociaciones para un acuerdo de este tipo con el Mercosur.

Las conversaciones entre el bloque europeo y el formado por Argentina, Brasil, Venezuela, Uruguay y Paraguay comenzaron hace décadas pero llevan años estancadas. Argentina y Brasil llegan ahora a Bruselas dispuestas a desastacarlas en la reunión que los cancilleres de Mercosur mantendrán con la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström.

Entre las principales diferencias está la exigencia europea de dejar fuera el capítulo agrícola, único espacio que resulta tentador para los latinoamericanos. A su vez, el Mercosur rechaza reducir sus aranceles a productos industriales, pese a la demanda europea de bajarlos a la mitad.

Bajo el lema “Modelar nuestro futuro común: trabajar por unas sociedades prósperas, cohesivas y sostenibles para nuestros ciudadanos”, la octava cumbre entre ambos bloques reunirá a 61 países -28 europeos y 33 de la CELAC– o lo que es lo mismo, a un tercio de los miembros de la ONU y casi la mitad de los del G20.

Hasta ahora confirmaron su asistencia a la capital belga más de 40 de los 61 jefes de Estado y de gobierno invitados, aunque la cita quedará algo deslucida por las más que probables ausencias de varios pesos pesados latinoamericanos. No se espera que asistan ni el presidente cubano, Raúl Castro, ni la argentina Cristina Fernández, a pesar de que estará en Italia hasta el martes.

Tampoco está claro que viaje a Bruselas Nicolás Maduro. El mandatario venezolano había confirmado su presencia pero el fin de semana canceló un viaje a Roma para reunirse con el papa alegando una infección viral. Lo hizo en medio de las peticiones de la oposición para que Francisco medie en la situación política del país, donde varios políticos encarcelados llevan días en huelga de hambre.

Aunque la situación de Venezuela no está en la agenda oficial, es más que probable que centre más de una conversación entre líderes de ambos lados del Atlántico. El tema genera opiniones tan dispares que la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana no logró ponerse de acuerdo para redactar una declaración relativa al país sudamericano tras su reunión de la semana pasada.

A la situación interna se unen las tensiones existentes desde hace meses entre Madrid y Caracas a raíz del apoyo de las autoridades españolas a los opositores encarcelados. Maduro llamó “racista” al jefe de gobierno de España, Mariano Rajoy, después de que el Congreso español aprobase una propuesta para pedir la liberación de los opositores presos. Ambos países han llamado a consultas a sus respectivos embajadores y la Asamblea Nacional de Venezuela declaró persona “non grata” al ex presidente del gobierno español Felipe González por su intención de asesorar a la defensa de los opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma.

Por otro lado, la cumbre mostrará su apoyo al proceso de paz en Colombia, sacudido en las últimas semanas por el cese del alto el fuego unilateral de las FARC.

La UE se encuentra además en un proceso de acercamiento a Cuba, con la que en abril de 2014 inició negociaciones para la firma de un tratado de diálogo político, que excluye por ahora acuerdos económicos o prerrogativas comerciales. La cuarta ronda de conversaciones tendrá lugar la semana próxima y Bruselas confía en cerrar un acuerdo antes de finales de año, aprovechando el impulso del deshielo iniciado en diciembre entre la isla y Estados Unidos.

Desde 1996 los lazos entre Cuba y la UE están enmarcados por la denominada “posición común”, adoptada entonces a iniciativa de España y que condiciona las relaciones a avances en la situación de derechos humanos en la isla socialista.

Esta cumbre será la segunda reunión a la que América Latina y el Caribe se presentaban bajo el alero de CELAC, creada en 2011 y actualmente presidida por Ecuador. En ella se hará repaso a los últimos 20 años de relación entre ambos bloques y se actualizará el plan de acción conjunto. También se hablará de cambio climático y del establecimiento de la primera conexión de fibra óptica directa entre ambos lados.

Categoría: Venezuela | Claves: Cuba Cumbre UE-Celac Venezuela