Vice: Así es la vida sexual en Venezuela, un país donde no hay anticonceptivos

La toalla sanitaria entra en el selecto grupo de productos básicos que consigues en el mercado negro.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: @Venusina

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Los anticonceptivos se han desaparecido del país debido a la actual crisis que sufre el sector salud, según publicó Vice.

A continuación La nota completa de Vice:

“El sexo muchas veces dejó de ser placentero por la presión de no terminar adentro. Mi novia y yo no podíamos disfrutar como cualquier pareja normal. Mi vida sexual cambió”, cuenta Francisco Araujo, ingeniero civil venezolano, de 24 años. “A finales del 2015 incluso tuve que pedirle a un familiar que vive en Miami que me mandara condones, ya que por esa época de verdad desaparecieron de los anaqueles”.

Además de la inseguridad en las calles y la terrible situación económica que ha llevado a nuestra moneda a ser el hazmerreír del mundo, tenemos que pasar más de la mitad de nuestros días resolviendo cómo vamos a encontrar productos que en cualquier parte del planeta abundan en todos los mercados y farmacias. Y encima de todo esto, lo que muchísima gente no sabe es que en este momento Venezuela se ha convertido en un país en donde a las personas les da miedo tener sexo.

LA ESCASEZ DE CONDONES REALMENTE HA AFECTADO

“Utilizo mucho el Grindr ya que es una manera rápida de encontrar pareja sexual, pero la escasez de condones realmente ha afectado, por lo que me tocó guardar los que tenía para utilizarlos con la persona con la que realmente no aguante las ganas”, platica Alejandro Bohórquez, arquitecto de 28 años. La otra opción es “aguantarse las ganas o no tener penetración. Tengo miedo de contraer alguna enfermedad, así que prefiero abstenerme y no correr el riesgo de tener sexo sin protección”.

La organización StopVIH ha recibido reportes de escasez de condones en estados como Amazonas, Anzoátegui, Aragua, Bolívar, Carabobo, Lara, Miranda, Monagas, Nueva Esparta, Sucre, Táchira y la gran Caracas. Esto significa que en casi el 50 por ciento de Venezuela es difícil conseguirlos, cosa que afecta el trabajo de prevención del VIH y de otras enfermedades de transmisión sexual que realizan distintas ONGs en el país. Además, Venezuela es el tercer país con mayor número de infecciones de sida por habitante en Sudamérica y tiene una de las tasas de embarazos de adolescentes más altas del continente.

¿Ya esto parece lo suficientemente terrible? ¿Qué pasa si les cuento que no hay pastillas anticonceptivas? Seguro estarán pensando: “Compra una pastilla de emergencia para el día después y sales de ese rollo”. Pues tampoco existen. En Venezuela puedes pasar el día entero recorriendo tu farmacia favorita —si es que no te asaltan a medio camino— y ten la certeza que no vas a encontrar ninguno de estos productos. Las palabras más comunes en las farmacias y mercados venezolanos son: “no hay”.

Vivo en el país del rebusque, en el que si no tienes el teléfono del dealer de (inserte aquí cualquier producto) te vas a tener que prostituir para poder pagarlos en el mercado negro. En Venezuela hay dos precios para todo debido a la escasez: neumáticos, leche, pasta de dientes, papel sanitario, pastillas anticonceptivas, DirecTV, pasajes de avión.

PASTILLAS Y CONDONES POR INTERNET

Pero si no quieres tener contacto humano porque te da vergüenza comprar pastillas o algo así, tengo la increíble noticia de que el mercado negro ya se encuentra redes sociales como Instagram y páginas como MercadoLibre. Sí, hay un mercado negro de anticonceptivos con atención las 24 horas del día y como dicen las biografías de algunos: “responsabilidad y seriedad” y hasta “servicio a domicilio”.

Y no estoy hablando mal de mi país, estoy hablando pestes de la situación a la que el gobierno actual nos ha llevado. Ya que, sin importar el bando político, a todos los venezolanos nos afecta la terrible inseguridad en la que vivimos y todos necesitamos papel de culo para después de ir al baño.

CONDONES

Olvídate de Durex y Trojan. Después de dar algunas vueltas por varias farmacias, esto es lo más cercano a protección que podrás conseguir actualmente en Venezuela. Siempre se ha hablado del odio infantil por parte del gobierno venezolano al terrible, diabólico y consumista Imperio de los Estados Unidos, por lo cual me parece bastante irónico que el preservativo que más se consigue es el SEX USA. Como consejo personal, por favor no huelan estos condones. Admiro la valentía de las personas que incluso se llevan a estos amiguitos a la boca, tuve náuseas con sólo abrirlos. Aunque también sé que no cualquier persona se metería a la cama contigo al ver que tienes un condón que parece tener a la Shakira de los 90 en la caja. Para el preservativo llamado Momentos no tengo nada gracioso que decir, sólo que realmente se llama así.

Crédito: Vice

PASTILLAS ANTICONCEPTIVAS Y PASTILLAS DE EMERGENCIA

Estas pastillas son las reinas y las más buscadas en Venezuela. Aunque las anticonceptivas tienen un alto nivel de consumo y la demanda es altísima, no existen en ninguna farmacia y la única manera de conseguirlas es a través de dealers de este producto. Sí, dealers, como si se tratara de cocaína o algo por el estilo, con la pequeña diferencia de que son legales.

Daniela Parra, 29 años, Farmaceuta en farmacia venezolana: “La escasez de medicinas es de hasta 70 por ciento en el país, así que este producto no se escapa de la situación. Muchas mujeres nos llegan ofreciendo cantidades absurdas de dinero, o rogándonos para que se las vendamos pero lastimosamente no las hay, varias veces he tenido que recomendarles que acudan al mercado negro para conseguirlas ya que ahí es más seguro que en las mismas farmacias. Normalmente les recomiendo que anden pendientes con las fechas de vencimiento de cada producto”.

La alta demanda y poca existencia de las mismas hizo que se creara un mercado negro bastante organizado con la oferta de estos productos. Aunque no lo crean en los pasillos oscuros de las universidades está el clásico tipo de gafas oscuras y playera de Joy Division que te vende estas pastillas. Si no quieres esto, también los encuentras en redes sociales, como ya se mencionó acá arriba.

“Si no consigo ninguna caja de pastillas anticonceptivas en la farmacia o ya se están terminando las que tengo, espero a que mi contacto en Mercado Libre tenga y me las venda”, dice María Betsabé, de 24 años. “No es lo ideal, ya que cuestan diez veces más caras que en la farmacia, pero es la única opción que tengo. Prefiero eso a no tenerlas”.

CONDÓN CHAVISTA

Es el rey de los condones. La joya de la corona, diría. Estos preservativos los mandó a producir el gobierno en China para luego regalarlos como respuesta a la falta de condones importados. Cuando supe esta noticia me moví como águila para encontrarlos porque, como se podrán imaginar, ya no se consiguen. Dice Gobierno Bolivariano de Venezuela en el empaque y especifican que los condones sólo los puedes “usar una sola vez”. Gobierno inteligente.

Estos productos no los compré en ninguna farmacia, era mi intención comprarlos pero me fue imposible conseguirlos. Llamé a varios amigos que sabía que podían tener guardados algunos y se los pedí prestados. Gracias a ellos por ser almas caritativas y prestármelos.

Gracias a Devlin Celis, Rafael Sogliani, Juan Diego Martínez, María Victoria Valero, Manuel Valle y por supuesto a Hugo Chávez por el condón.

Crédito: Vice

TOALLA SANITARIA

La toalla sanitaria entra en el selecto grupo de productos básicos que consigues en el mercado negro con un costo de 400 por ciento más de lo que vale oficialmente. Ante la escasez de ellas, el gobierno tuvo la brillante idea de dictar talleres de confección de toallas sanitarias de tela. Sí, en vez de aprobar las divisas para la importación de las mismas, tienen la genial iniciativa de enseñarte cómo las puedes hacer en tu casa sentada mientras ves una telenovela.

“Todos los martes me toca hacer fila para comprar productos regulados debido a mi número de cédula (número de identificación) y prefiero formarme seis horas que pagar lo que me piden en el mercado negro”, señala Gladys Parra, ama de casa de 56 años. “Ahorraría mucho tiempo, pero lamentablemente las cosas están muy caras en el país y prefiero ahorrar de esta manera”.

Categoría: Venezuela