Vivir entre cadáveres, el oficio de Jairo Ramírez

Relata que al salir, tras 48 horas viendo fallecidos, descarga cualquier tensión que tenga en el gimnasio y “paso la página”.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

El trabajo de Jairo Ramírez lo ha llevado a preparar los cuerpos de Arturo Uslar Pietri, Popy y Mónica Spear, entre otros, para su último adiós. Crédito: La Razón

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Jairo Ramírez se ha dedicado en los últimos 16 años a preparar cadáveres. Esta profesión la ha ejercido en la morgue del Cementerio del Este, donde atiende hasta 21 cuerpos al día, a diferencia de los 2 o 3 que se velaban cuando inició en la institución.

Este caraqueño de 35 años de edad, inició su trabajo en el Cementerio del Este a finales de los años 90 como personal de seguridad, labor que ejerció durante seis meses, tras los que se convirtió en preparador. Hizo varios cursos de formación especializada para esa profesión.

Ramírez asegura que durante ese tiempo como miembro de seguridad mantuvo una constante atracción por la práctica del arreglo de fallecidos. “Durante esos seis meses estuve ayudando a los preparadores, fui adquiriendo experiencia de cada uno”, explicó en una entrevista concedida a La Razón.

“Para mí una persona fallecida es un instrumento de trabajo. No sé si es que soy una persona muy fría o si es que me he preparado mucho para el trabajo, pero así lo veo”.

ESTUDIANTE

Ramírez también es estudiante de octavo semestre de administración en la Universidad Simón Rodríguez. Habla de su horario laboral, de 48 horas de trabajo y 24 de descanso, como una ventaja que le permite desarrollarse como persona en otros ámbitos profesionales.

Destaca que para la labor se requiere de responsabilidad, objetividad y ganas de hacer bien las cosas, además de paciencia y mucho optimismo. “La persona que trabaja en esto no debe tener ni arrastrar ningún trauma”.

“Se supone que es el último adiós de la persona. La debo dejar no como yo quisiera que quedara, yo no la conocí, sino como lo era para los familiares”, afirma. Relata que algunas veces le han pedido ciertos detalles, como una cajetilla de cigarros en el bolsillo del traje del difunto.

DESENSIBILIZADO

Jairo manifiesta que se ha desensibilizado “totalmente” y niega, de manera reiterada, que su profesión lo afecte en lo emocional, aunque admite que algo que lo ha impactado toda la vida es cuando le toca atender bebés. “Le digo a mi ayudante que les pongan su ropita, el pañal y ya. Trato en lo posible de no manipularlos”.

Relata que al salir, tras 48 horas viendo fallecidos, descarga cualquier tensión que tenga en el gimnasio y “paso la página”.

CADÁVERES “FAMOSOS”

Recuerda los momentos en que ha tenido que preparar los cuerpos de personas conocidas o famosas de la vida pública. Habla de Arturo Uslar Pietri, el payaso Popy, y, más recientemente, Mónica Spear, ex-Miss Venezuela asesinada en Valencia. Cuenta que en esos casos las presiones son muy altas, pues se trata de personas “poderosas” y muchos están pendientes de que se haga el mejor trabajo con ellas.

Sobre Spear, afirma que sintió haber trabajado un mes reducido en un día, por el estrés. “Y ese es uno de los tantos casos. Pero uno tiene que dar la cara”.

Sin embargo, aún tratando con estas personas, que son vistas en los medios durante sus mejores momentos mientras que él las conoce en su última instancia, distanciarse del fallecido no le representa un problema.

FAMILIA

Aunque afirma que muchos se han impresionado cuando comenta sobre su trabajo, la familia de Jairo no se alarma. El preparador relata el momento en que su hijo le preguntó sobre este tema y él decidió, en respuesta, llevarlo para que viera cómo era su labor.

Para Ramírez su familia es de vital importancia, y es ahí donde radica una de las ventajas que encuentra en su trabajo como preparador. Destaca en varias oportunidades el tiempo del que dispone para dedicarle a sus allegados.

Ante la pregunta de cómo quisiera ser preparado cuando le llegue la hora, Jairo contesta con una sonrisa que le gustaría poder tomar esa decisión y que, de hecho, podría, pero que cree que lo mejor es dejárselo a su familia.

Categoría: Venezuela