Voluntad Popular rechaza presencia de Susana Barreiros en la ONU

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) .- A través de un comunicado emitido este miércoles, el partido opositor Voluntad Popular, expresó su rechazo a la presencia de la Jueza Susana Barreiro, como representante de Venezuela ante la Comisión de DDHH de la Organización de Naciones Unidas (ONU) calificándolo como un acto “inmoral” al recordar que Barreiros fue la jueza que impidió a las defensas del político venezolano Leopoldo López y los 4 jóvenes estudiantes Christian Holdack, Demian Martin, Marco Coello y Ángel González presentar elementos probatorios de su pública inocencia, “por el solo hecho de pensar distinto”, según reseña El Cooperante.

A continuación, el texto completo:

Desde Voluntad Popular vemos con indignante asombro que la ex jueza Susana Barreiros, quien se desempeña desde hace algunos meses como Defensora Pública Nacional, se encuentra en la sede de la ONU, representando al Estado venezolano ante la Comisión de Derechos Humanos de ese organismo, con la finalidad expresa de “visibilizar los avances en materia de defensa de derechos humanos”.

A la comunidad internacional queremos recordar que Susana Barreiros, es en sí misma la mayor muestra de patrocinio y ejecución de violación de derechos humanos en Venezuela. Como jueza 28 de juicio fue la ciudadana Barreiros quien amparó el montaje judicial en contra del líder político venezolano y preso de consciencia, Leopoldo López, montaje que refrendó de puño y letra con una condena en primera instancia a casi 14 años de prisión, por el solo hecho de pensar distinto y convocar al pueblo a conquistar pacífica, democrática y constitucionalmente por un cambio de modelo tan necesario para Venezuela.

Susana Barreiros hoy ostenta de manera INMORAL el cargo de Defensora Pública Nacional y eso lo decimos responsablemente porque fue ella quien impidió a las defensas de Leopoldo López y los 4 jóvenes estudiantes Christian Holdack, Demian Martin, Marco Coello y Ángel González presentar elementos probatorios de su pública inocencia, mientras al régimen de Nicolás Maduro, representado en los fiscales del Ministerio Público, de la Procuraduría General de la República y de otros organismos del Estado se les permitió presentar más de 165 testigos y elementos probatorios que bajo ningún respecto lograron sustentar la acusación contra López y los jóvenes. A pesar de que los mismos testigos promovidos por el Estado dejaron expresa evidencia de López, y sobre esto la perito lingüista Rosa Amelia Asuaje afirmó “la juez Susana Barreiros manipuló mi declaración para inculpar a López”; a pesar de que el exfiscal acusador Franklin Nieves admitió públicamente “la fabricación de un juicio político, viciado y amañado”, Barreiros cumplió la orden del régimen y forjó la decisión.

Consideramos que la evidencia más fehaciente y grave de la doble moral de la ciudadana Barreiros, es su comparecencia hoy día ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU como Defensora Pública Nacional, cuando en reiteradas oportunidades desechó de manera oficial la resolución emitida por el Alto Comisionado de Derechos Humanos del máximo organismo internacional pidiendo la inmediata liberación de Leopoldo López por comprobarse su detención arbitraria y la violación de sus derechos fundamentales. Nos preguntamos: qué avances en materia de derechos humanos puede exhibir entonces la ciudadana Barreiros como Defensora Pública Nacional si ella resume la perversión, descomposición, servilismo y ausencia de autonomía de todo el sistema de justicia venezolano.

Es propicio recordar a la comunidad internacional y especialmente a los países miembros de la Comisión de DDHH de la ONU que la genuina defensa de los derechos humanos pasa por el auténtico ejercicio de dicha función por parte de sus operadores y funcionarios. Poco o nada podemos esperar en esta difícil misión de proteger los derechos del hombre si funcionarios(as) encargados(as) de “visibilizarlos” han sido sus primeros transgresores.

Desde Voluntad Popular expresamos nuestro contundente repudio a la presencia de Susana Barreiros ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, llamamos la atención de la Comunidad Internacional sobre este hecho y censuramos su nombramiento como representante de Venezuela en la Comisión de DDHH de la ONU por carecer de las credenciales pertinentes a tan sensible, exigible y demandante cargo. Pedimos respetuosamente al Alto Comisionado de Derechos Humanos, príncipe Zeid Ra’ad Al Hussein, cuestionar a la ciudadana Barreiros sobre sus acciones en detrimento de garantizar los derechos fundamentales en Venezuela.

En Caracas, a los veintiún (21) días del mes de septiembre de 2016.

Voluntad Popular