Y siguen madrugando para comprar alimentos… pese a prohibición

"Cuando llegué ya había como 200 personas esperando para entrar. Yo no me he ido porque hay carne y pollo", dijo una compradora.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Pese a la prohibición hecha por el jefe del Gobierno del Distrito Capital, Juan Carlos Dugates, en la que los ciudadanos no podrán hacer cola antes del horario de atención, los venezolanos omitieron el anunció y siguen haciendo colas desde horas de la madrugada, según reseñó el diario El Nacional.

Tal es el caso de Carolina Torrealba, una compradora que vive en Petare y que se encontraba este viernes en el Abasto Bicentenario de Macaracuay para adquirir productos de la cesta básica.

Según contó, llegó a las 5 de la mañana para hacer la cola y a las 11 am aún permanecía en la misma. “Esa prohibición es absurda, uno no madruga para hacer cola porque quiera”, dijo.

Asimismo, sostuvo que si fuese por ella “aprovecharía que mi hija y yo estamos de vacaciones, y nos quedaríamos en la casa hasta tarde. Pero aquí, si no te levantas temprano pierdes el chance”.

Cuando llegué ya había como 200 personas esperando para entrar. Yo no me he ido porque hay carne y pollo, y si me pongo a comprarlo en la calle el sueldo mínimo que gano no me alcanzaría”, contó.

CAPTAHUELLAS INTERCONECTADAS

Según expresaron algunos consumidores, existe una interconectividad entre las captahuellas de las redes de distribución del Estado con las cadenas privadas, puesto que si compran en un lugar no lo pueden hacer en otro.

Ya se interconectaron las captahuellas. Yo compré un champú en una farmacia de Boleíta, vine a Macaracuay e intenté comprar otro en el supermercado y no pude, en la máquina decía que ya había excedido la cantidad permitida”, contó Lisneiber González.