“Yo me quedo con la casa”, el perfil del hombre que mandó a matar a su esposa en Zulia

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) El crimen cometido por Luis Rafael Gutiérrez Morales conmocionó a Maracaibo: el hombre pagó dos veces para que asesinaran a su esposa y madre de sus hijas, de quien se encontraba separado, para quedarse con la custodia de las pequeñas y una casa.

Luis es un estudiante de Contaduría Pública y empleado de una panadería que estaba en la casa de sus suegros junto a sus dos hijas cuando los medios llegaron, al conocerse la noticia del asesinato de Olga Lucía Urdaneta. Los asesinos la mataron a cuchilladas y robaron objetos de valor de la casa de sus padres, donde se estaba quedando luego de que robaran en su antigua casa.

El hombre se encontraba abatido, acompañado de una mujer desaliñada de metro y medio con el cabello teñido de amarillo. Con esta joven había engañado a su esposa.

Allegados del criminal relataron a Versión Final que Luis era un hombre mujeriego y ambicioso, que no se preocupaba por invertir o ahorrar el dinero y que todo lo gastaba en mujeres. “Él de niño siempre tuvo lo que quiso. Fue mimado, consentido, era el último de sus hermanos”, dijeron en condición de anonimato.

“A él le gustaba gastar mucho. Una vez viajó a Aruba y en un día gastó los dólares que tenía. Nadie sabía de dónde sacaba tanta plata, presumimos que era de Olga, por ser abogada”, advirtió una amiga de su infancia al periódico.

La pareja pasaba por un traumático proceso de separación: “Todo empezó porque Olga lo encontró con una amante en la casa que ambos compartían, en la tercera etapa de la urbanización La Victoria. Esa casa entre ambos la construyeron y con mucho esfuerzo. Tenían sus comodidades e incluso hasta una piscina en el patio”.

Luis no solo tenía una amante, en ocasiones también salía con una antigua novia del liceo, lo que hizo que Olga tomara la decisión de botarlo de la casa y pedirle el divorcio. Sin embargo, Luis mantenía ante sus amistades que se quedaría con sus hijas y la casa, a pesar del divorcio.

Olga había impuesto ya una denuncia por violencia de género, pero Luis, al ser detenido, siempre negó estar involucrado con el homicidio.




Categoría: Venezuela