Yulimar Rojas, la venezolana estrella del atletismo

"Sólo tengo que entrenar más fuerte, mejorar la técnica, y con el favor de Dios podré dar otra sorpresa en Río".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Reuters

(Portland, Estados Unidos. AFP).- Yulimar Rojas, la joven de 20 años que acaba de coronarse campeona del triple salto del Mundial de atletismo en pista cubierta que se realiza en Portland, quería ser voleibolista y no atleta, pero el destino le puso en su camino a un entrenador que la convenció de hacer el cambio.

La noche del sábado, ese entrenador, Jesús Velázquez, saltó de alegría en su casa de Anzoátegui cuando vio por la televisión a su pupila ganarle a mujeres más curtidas y llevarse la primera medalla de oro de Venezuela en un Mundial de atletismo.

“Yo quería ser voleibolista y fui a hacer una prueba porque era alta para mi edad, pero no había ningún entrenador de voley en ese momento, y me vio Velázquez y me dijo que era perfecta para el atletismo. Así empezó todo”, recordó.

Una década después, Yulimar se llevó el título mundial con un brinco de 14.41 metros, relegando a la medalla de plata a la alemana Kristin Gierisch (14.30 m) y al bronce a la griega Paraskevi Papachristou (14.15 m).

Desde la medalla de bronce de Arnoldo Devonis en el triple salto de los Juegos Olímpicos de Helsinki-1952, el atletismo venezolano no saboreaba un triunfo tan grande.

“No puedo explicar cómo me siento. Feliz, feliz, feliz. Estaba confiada, sabía de mi potencial, y no me puse nerviosa pese a las faltas”, indicó Rojas, que tuvo un sólo salto válido en sus seis intentos, pero éste fue suficiente para asegurarle el oro.

“Cuando logré el salto de 14.41 supe que estaba en medalla, y cuando vi que ya no me podían alcanzar y era campeona, decidí ponerle todo al último salto. Fue bueno, muy bueno, pero volví a cometer falta”, manifestó.

SALTA AL ORO CON PEDROSO

En apenas dos años, la caraqueña se ha colado en la élite del triple salto, gracias a los consejos de sus únicos dos entrenadores: Velázquez, al que quiere como un padre, y el cubano Ivan Pedroso, el legendario campeón olímpico y mundial de salto largo.

Yuli está conquistando todas las metas que como entrenador me he planteado, y ahora nos enfocamos en perfeccionar su salida, velocidad y llegada a la tabla”, dijo Pedroso.

“Ella es una atleta sin límites, y cuando se concentra a la hora de competir puede ser muy peligrosa, y terminar muy por encima de lo esperado”, comenta el cubano, quien reside y entrena en España a otros atletas de élite como el francés Teddy Tamgho, recordista mundial bajo techo, y a otros saltadores españoles.

Sin dudas que Yulimar es una joven con suerte. Su relación con Pedroso se produjo de manera fortuita, gracias a las redes sociales.

“Un día me apareció en el Facebook como contacto sugerido y me atreví a escribirle. Le dije que lo admiraba mucho, que tenía el sueño de trabajar con él, y él me respondió que estaba siguiendo mi carrera porque consideraba que yo tenía un gran talento”, indica la venezolana.

La alianza se selló en noviembre de 2015, cuando Yulimar se trasladó a España a trabajar de la mano de Pedroso.

Al mes de estar bajo la tutela de Pedroso, y en apenas en su segunda competencia de la temporada bajo techo de 2016, ganó el oro en el Trofeo Invierno del Consejo Superior de Deportes de España, con récord nacional y sudamericano indoor de 14.69, y se puso al frente del ránking mundial de triple.

“Me quedé sorprendida cuando hice esa marca. En los entrenamientos ya sentía que no era la misma, me sentía más fuerte, más potente, sabía que venían buenas cosas, sólo había que ser paciente, y yo sé ser muy paciente”, añade.

“En mi competencia anterior había hecho 13.91 con carrera de nueve pasos, pero ese día Iván me soltó, me dio más cancha, estuvo de acuerdo en que tomara carrera de 11 pasos”, dijo.

Fue un día maravilloso, pero para mí no es una meta, es sólo el comienzo. Lo mejor está por venir”, apunta.

Su meta ahora es el oro de los Juegos Olímpicos. Ambiciosa, pero ella asegura que después de su victoria en Portland “ya nada es imposible”, dice.

Sólo tengo que entrenar más fuerte, mejorar la técnica, y con el favor de Dios podré dar otra sorpresa en Río”, acotó la más reciente miembro del club élite del atletismo mundial.

Crédito: Reuters

Crédito: Reuters

Crédito: Reuters

Crédito: Reuters

Categoría: Venezuela | Claves: Yulimar Rojas