“Z3”, la alianza de Poleo, Otero y Ravell que “decide” dentro de la MUD

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Miguel Salazar, editor del semanario “Las Verdades de Miguel”, informó este viernes sobre una alianza entre Rafael Poleo, Miguel Henrique Otero y Alberto Federico Ravell denominada como el “Z3” que “actuando desde el exterior deciden quiénes de los dirigentes de la MUD pueden aparecer en los medios“.

“La más importante de esas reuniones fue una celebrada en diciembre de 2015, conocida Pacto de Madrid, donde el Z3 convocó a un grupo de empresarios para apoyar a Henry Ramos Allup. En cuanto a la trayectoria terrorista, el Z3 desempeña un papel similar al de Patria y Libertad en Chile, en procura de una dictadura que extirpe “el cáncer” socialista (como consideran ellos al actual Gobierno)”, expresó.

Durante su artículo de esta semana, destacó que el Z3 “ha ido ocupando los espacios mediáticos de la oposición enrumbándola hacia enfoques fundamentalistas. Para ellos era más importante promover el revocatorio que impulsar las elecciones regionales, a sabiendas que esta iniciativa podía darle a la MUD el empuje que necesitaba para presentarse como una opción creíble para quienes adversan al Gobierno del PP”.

A CONTINUACIÓN EL ARTÍCULO COMPLETO

El realismo mágico de la “oposición” venezolana. El diagnóstico de su actuación no podía ser menos dramático. Empeñada como está en sobrevivir por encima de las profundas diferencias que en ella convergen, paulatinamente ha sido envuelta por grupos y personas que carecen de arraigo popular, pero sí cuentan con una amplia cobertura mediática; así nos encontramos con el Z3, una cofradía conformada por Rafael Poleo, Miguel Henrique Otero y Alberto Federico Ravell, entre otros. Todos ellos actuando desde el exterior deciden quiénes de los dirigentes de la MUD pueden aparecer en los medios.

El censurado más reciente fue Timoteo Zambrano; rechazado por los más radicales a través de las redes sociales, el diputado de UNT fue marcado primero por MHO, quien ha decretado su muerte moral, arreciando ahora desde su pronunciamiento cuestionando la posición de algunos miembros de Mercosur frente a Venezuela. No obstante, si a haber vamos los desmedidos embates contra Zambrano se iniciaron cuando Otero (considerando caído a Maduro), se dio a la tarea de visitar distintos países del mundo buscando apoyo para un eventual nuevo Gobierno.

La antipatía de MHO hacia Timoteo Zambrano ha sido persistente desde entonces. Entretanto, el editor de El Nacional y Alberto Federico Ravell (La Patilla), asociados con fracciones extremistas han instalado el más poderoso laboratorio de guerra sucia que se conozca en lo que va de siglo, financiado por empresarios colombianos, con quienes el Z3 mantiene relevantes intereses económicos. Curiosamente, estos hombres de negocios neogranadinos se ocupan de proteger a Piedad Córdoba, exigiendo que exceptuando asuntos políticos de tinte oficialista sin mayor notabilidad, la ex senadora colombiana no sea mencionada en los medios comprometidos.

Mientras no puede disimularse los contrastes en el Z3 (Ravell, Henrique y Poleo); los dos primeros aceptan ex profeso que Poleo actúe por cuenta propia creando matrices de opinión sin consultarlas. No olvidemos que Poleo siempre hizo lo imposible por acercarse a Chávez desde que éste se encontraba en el Hospital Militar a un paso de ser indultado; no obstante, el líder del 4F estuvo muy poco tiempo acompañado por el editor de Santa Rosalía.

Tan pronto se dio la separación, Poleo comenzó un severo cuestionamiento de su actuación; incluso, por cierto tiempo manejó la tesis de una reedición de una URSS latinoamericana, cuya capital estaría en La Habana. Sus planteamientos fueron el hazmerreir de la política nacional, razón por la cual optó por un exilio voluntario que lo ha llevado a ser asiduo de ciertos cafetines de Miami, donde hoy se perfila como voz clamantis in deserto. A diferencia de Poleo, sus otros dos compañeros de “infortunio” han sabido ponerse bajo la sombra de empresarios corruptos, antes identificados con el Gobierno y ahora prófugos.

Ellos cuentan además con el apoyo soterrado de algunas plantas de televisión. Otero y Ravell se encargan de montar encuentros furtivos en el exterior alentando varias candidaturas presidenciales, porque de esa manera juegan al fracaso de una alternativa distinta a la representada por el Polo Patriótico. La más importante de esas reuniones fue una celebrada en diciembre de 2015, conocida Pacto de Madrid, donde el Z3 convocó a un grupo de empresarios para apoyar a Henry Ramos Allup.

En cuanto a la trayectoria terrorista, el Z3 desempeña un papel similar al de Patria y Libertad en Chile, en procura de una dictadura que extirpe “el cáncer” socialista (como consideran ellos al actual Gobierno). En definitiva, el Z3 ha ido ocupando los espacios mediáticos de la oposición enrumbándola hacia enfoques fundamentalistas. Para ellos era más importante promover el revocatorio que impulsar las elecciones regionales, a sabiendas que esta iniciativa podía darle a la MUD el empuje que necesitaba para presentarse como una opción creíble para quienes adversan al Gobierno del PP.




Categoría: Venezuela | Claves: Miguel Salazar